Galicia busca hueco en el nuevo pacto con Marruecos


bruselas / e. la voz

Bruselas y Rabat ultiman las negociaciones sobre el nuevo acuerdo pesquero, que podría consumarse mañana mismo, permitiendo así el regreso a las aguas del país africano a más de 70 embarcaciones españolas, principalmente andaluzas, dado que las pocas gallegas que tenían cabida ya habían desistido por las inviables condiciones técnicas.

Todos esos barcos tuvieron que abandonar su actividad en esta región africana el pasado año, después de que el Parlamento Europeo rechazase una prórroga del acuerdo de pesca vigente hasta entonces con Marruecos.

El secretario general de Pesca español, Carlos Domínguez, aseguró ayer que el texto del pacto ya está articulado, aunque reconoció que «se están ultimando algunos aspectos técnicos y todavía no se conoce la contrapartida financiera del acuerdo». Sobre este punto aclara que «la Comisión no ha confirmado que la cantidad sea de 36 millones anuales», tal y como pedía Marruecos.

Los «aspectos técnicos» de la negociación serán vitales para una parte de la flota gallega. En ellos radica la posibilidad de que vuelvan a pedir licencia la media docena de palangreros de Ribeira que renunciaron en su día a trabajar en aguas marroquíes por la zona impuesta y por las exigencias de contratación de personal local. Y en esa cuestión reside también si habrá cabida para seis o siete de los 24 buques cefalopoderos expulsados de aguas de Mauritania el pasado mes de agosto y que, a día de hoy, no tienen un caladero alternativo en el que faenar.

Ahora bien, esos arrastreros congeladores no irían a Marruecos a pescar pulpo. Según explicó el presidente de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), Javier Garat, «el acceso de esta flota a las aguas de Marruecos dependerá de si se aprueba la categoría 4 de pesca de profundidad», un nuevo apartado que habilitaría a las embarcaciones para explorar las posibilidades que hay a más de 200 metros de la superficie.

Garat subrayó que, en cualquier caso, Marruecos no constituirá una solución al problema de la falta de posibilidades de extraer pulpo en Mauritania y que la mejor opción para la flota gallega es «renegociar el acuerdo con Nuakchot». Primero, porque el armador que decida ir a pescar especies de profundidad a Marruecos tendrá que adaptar el barco a esta pesquería. Y segundo porque es una pesca sin explorar y nadie puede saber si lo que allí se encuentre será rentable, si es que se encuentra algo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Galicia busca hueco en el nuevo pacto con Marruecos