Castellano traslada a la plantilla que tratará de reducir los despidos

Tras la misiva del presidente, que dice que este año habrá beneficios, la dirección de NCG plantea a los sindicatos dejar el recorte en 2.250 puestos, frente a los 2.500 iniciales


Redacción

El presidente de NCG Banco (Novagalicia, en su denominación comercial) ha avanzado a la plantilla de la entidad, en una carta a través de su red interna, que la cifra máxima de despidos anunciada (2.508 salidas, a través del cuarto ERE que prevé el banco) tiene que reducirse. «Debemos conseguir reducir la cifra publicada al inicio del proceso», explica José María Castellano en una misiva que firma también el consejero delegado, César González-Bueno. Para lograr esa reducción, explican, hay dos vías: vender la parte del negocio que no puede seguir vinculada al banco por imperativo de Bruselas (caso de la red de Evo, la que opera fuera del noroeste) y aplicar medidas de flexibilidad. Ya las hubo para el tercer ERE y no llegaron a aplicarse: bajadas de sueldo, reducción de jornadas, suspensiones temporales de empleo...

El banco cerró el 2012 con unas pérdidas antes de impuestos de casi 8.000 millones de euros, pero los ejecutivos aseguran que esos números se revertirán en este 2013, con una ganancia prevista de 19 millones, hasta llegar a los 265 en el 2017. «Son proyecciones revisadas y validadas en múltiples instancias», apuntan en el documento.

Los directivos recuerdan que la entidad gallega «tiene mucho valor y es muy atractiva», pero que a la vez «está sometida a grandes presiones». Y citan expresamente dos casos: las millonarias indemnizaciones a exdirectivos («excesivas», las califican), y la comercialización de preferentes y deuda subordinada. Ambas circunstancias son «una carga difícil».

La carta llega en el primer día de negociación de ese cuarto ERE, y los dos altos directivos esperan de los sindicatos y de la propia empresa «una actitud exigente, pero constructiva». Ese encuentro terminó hoy sin más avances que la presentación de documentación por parte de la entidad, en la que consta un número de despidos sensiblemente inferior a la anunciada: 2.250 personas, frente a los 2.508 planteados en un primer momento. Fuentes sindicales explicaron al término de las conversaciones, que se prolongaron durante cuatro horas, en el Centro ITE de A Coruña, que no se trata de una reducción real del impacto del ERE, sino que los 258 empleos excluidos a esta regulación corresponden a trabajadores de la corporación y de las oficinas situadas en el extranjero, que se acogerán a la legislación laboral de sus respectivos países, además de otros 37 puestos que se han acogido recientemente al tercer ERE. Las mismas fuentes explicaron que la dirección de NCG evitó avanzar las compensaciones por despido previstas en el ajuste, aunque se comprometió a presentar la información en la reunión del próximo lunes. Una vez abierta la fase de negociación, ambas partes tienen un plazo de 30 días para cerrar un acuerdo que permita presentar este cuarto ERE que, además de los despidos, contempla el cierre de 372 oficinas. De no producirse un pacto, NCG podría aplicar el ajuste de forma unilateral, aunque los sindicatos ya han avanzado que si se llega a este extremo, recurrirán el ERE por vía judicial

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Castellano traslada a la plantilla que tratará de reducir los despidos