Anfaco pide que la UE cierre sus puertas a las latas de Tailandia

Exige que se desautorice a las autoridades sanitarias por controles laxos


redacción / la voz

Las conservas de atún procedentes de Tailandia han accionado el sistema de alerta rápida de la Dirección General de Salud y Consumidores (DG-Sanco) hasta en 22 ocasiones en un año. La última es aún muy reciente; en concreto, del pasado 3 de enero. Y todas por el mismo motivo: deficiencias en la esterilización de las latas de atún.

Todas esas partidas quedaron bloqueadas en la frontera comunitaria, unas veces en la de Chipre, otras en Dinamarca e incluso en las de la extracomunitaria Noruega. Esa repetición de alertas ha motivado la intervención de la Comisión Europea, que ha instado a Tailandia, primer productor mundial de conservas de atún, a corregir deficiencias, aunque, a tenor de lo ocurrido, que el día 3 volvió a detectarse una partida mal esterilizada, las anomalías persisten.

Ante esta situación, la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco) considera que la Comisión Europea debería desautorizar a las autoridades sanitarias de Tailandia, por no garantizar las condiciones higiénico-sanitarias para la exportación de conservas a la Unión Europea y cerrarle las puertas.

La patronal conservera subraya que los fallos en la esterilización no son un problema menor. Al contrario, señalan que «un inadecuado tratamiento térmico pone en grave riesgo la salubridad de las conservas como producto final destinado al consumo humano y, por tanto, la seguridad del consumidor». La esterilización asegura la destrucción de las bacterias que producen la toxina botulínica y los agentes causantes del botulismo.

Anfaco incide en que el inadecuado tratamiento térmico que ha hecho saltar las 22 alarmas «se trata de una deficiencia grave del proceso productivo y reiterada». No es una deficiencia puntual en un lote concreto, en el que la solución al problema no debe ser el reconocimiento y destrucción del lote involucrado, sino que debe abordarse con «la implantación de medidas a más largo plazo, que precisan además de auditorías técnicas específicas por parte de organismos independientes, inspecciones oficiales por parte de las autoridades pertinentes».

Los fallos denotan, a juicio de Anfaco, un grave fallo en los procedimientos de control basados en los principios del análisis de peligros y puntos de control críticos (APPCC) en las empresas tailandesas, y evidencia también la ausencia de vigilancia de la autoridad competente supervisora y responsable de Tailandia, «por no verificar si los procesos térmicos se han establecido sobre bases científicas y están avalados por una fuente de autoridad».

Bruselas admite problemas con las conservas de atún del país asiático

La Comisión Europea ha reconocido infracciones de la normativa higiénico-sanitaria en las importaciones de conservas de atún de Tailandia y ha informado de que se han tomado medidas para corregirlas. El comisario de Salud y Política de Consumo, Tonio Borg, indicó en respuesta a una pregunta de la eurodiputada Carmen Fraga (PPE), que en febrero del 2012 la Comisión sometió a las conservas de atún de Tailandia a «un programa de controles reforzados», después de haber detectado casos de violación de las normas.

«Las autoridades tailandesas han sido informadas [...] y estas han informado a la Comisión de las medidas adoptadas». Pese a todo, «el problema se ha reproducido, y Tailandia ha decidido anular autorizaciones para exportar a la UE a partir del 12 de octubre», explica el comisario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Anfaco pide que la UE cierre sus puertas a las latas de Tailandia