Mauritania suspende las licencias de pesca a una empresa china

El Estado aduce que la compañía no ha cumplido lo pactado en el acuerdo


redacción / la voz

Una de las cuestiones que más indignó a la flota cefalopodera gallega cuando a finales de julio se vio definitivamente fuera del caladero mauritano fue que se hubiesen aducido razones de conservación de las especies para expulsarlos -falta de excedentes de cefalópodos- y, sin embargo, se hubiese dado entrada a los chinos.

El Gobierno de Nuakchot firmó en junio del 2011 un pacto con la sociedad china Poly Hondong Pelagic Fisheries por un importe de 100 millones de dólares y 25 años de duración. La compañía obtenía licencias para capturar especies pelágicas y alguna para extraer pulpo y 600.000 metros cuadrados de terreno para construir una factoría y se comprometía a generar 2.500 puestos de trabajo.

Año y medio después de la firma, sin embargo, apenas ha creado 250 empleos, la llegada de las embarcaciones pelágicas sigue dilatándose y la única actividad pesquera de Poly Hondong es la captura de cefalópodos en alta mar. Precisamente esto es lo que, a criterio de las autoridades mauritanas, habría reducido su capacidad de producción y frustrado las previsiones de creación de puestos de trabajo.

Suspensión de actividades

Así las cosas, el Estado decidió suspender las licencias de pesca que había otorgado a la compañía y, en consecuencia, la sociedad pesquera china anunció que suspendía sus actividades a partir del día 2 de enero. Según diversos medios mauritanos, Poy Hondong habría hecho llegar su decisión tanto a la autoridad laboral del país como a los responsables de Pesca.

También señalan que, actualmente, el acuerdo está siendo renegociado entre los directivos de la empresa y las autoridades de Mauritania. De hecho, el ministro de Asuntos Económicos y Desarrollo del país, Sidi Ould Tah, denunció una supuesta campaña de desprestigio de las relaciones chino-mauritanas por parte de los medios periodísticos.

La lectura gallega

La lectura que hace la flota de esa ruptura es bien diferente según a quien se consulte. Unos, como el secretario general de Cepesca, Javier Garat, sostienen que no tendría por qué afectar a la flota gallega, dado que los chinos disponían de muchas licencia para capturar especies pelágicas y apenas tenían para cefalópodos -aunque, al parecer, esas han sido los únicos permisos que han explotado, y de ahí la reacción del Gobierno mauritano-, otros mantienen que la pérdida de esos ingresos hará más receptiva a Mauritania para ceder sus excedentes de cefalópodos. En lo que coinciden todos es que esta ruptura por incumplimiento es la prueba más palpable de que tener a la flota comunitaria es garantía de control y cumplimiento de las normas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Mauritania suspende las licencias de pesca a una empresa china