El butano sube un 1,3 % pese a que Soria dijo que se congelaba

El ministerio empieza a gravar el combustible con un impuesto especial


redacción / la voz

En vísperas del día de los inocentes, el ministro de Industria, José Manuel Soria, regaló a los españoles el anuncio de que el precio del butano se congelaba, así como el del gas natural. Era casi lo único que no subiría con la llegada del año nuevo. Pues resulta que no es así. La bombona más común (la naranja de 12,5 kilos) cuesta desde el 1 de enero 16,32 euros, esto es, 22 céntimos y un 1,3 % más que el 31 de diciembre. ¿Habrá mentido tan descaradamente el ministro? No exactamente, simplemente evitó informar a sus contribuyentes de que iba a comenzar a gravar el butano y el gas natural con el impuesto especial sobre hidrocarburos, el mismo, por ejemplo, que penaliza los combustibles, que en el caso del butano es de 15 euros por tonelada, de acuerdo con la información facilitada por José Luis Blanco, director de la Asociación Española de Operadores de Gases Licuados del Petróleo (AOGLP). Teóricamente, el butano efectivamente no ha subido, porque la tarifa regulada por el Gobierno permanece igual, pero en la práctica sí por la aplicación del impuesto especial, al que hay que añadir, claro está, el IVA. Al elevarse el precio también se eleva la cantidad correspondiente a este úlitmo gravamen.

José Luis Blanco aclara que el precio sí ha quedado congelado para los operadores del mercado de gases licuados, que no verán ni un euro de la recaudación extra por impuesto especial e IVA, que irá a parar directamente a las arcas del Estado.

El incremento de este combustible desde el 1 de enero se suma al que han experimentado los carburantes de automoción -causado también por el fin de exenciones fiscales a los biocombustibles que se mezclan obligatoriamente con gasolina y gasoil-, electricidad y peajes, entre otros.

La Unión de Consumidores y Usuarios ha anunciado que pedirá explicaciones al ministro de Industria sobre la subida encubierta de butano y gas natural.

Con respecto a hace un año, la bombona de butano cuesta tres euros más y se ha encarecido un 23,6 %. Nada menos. En enero del 2001 los consumidores pagaban por ella 13,20. En julio del año pasado, alcanzó su precio más alto de la historia, 16,55 euros, que se desinfló en octubre a 16,1.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos

El butano sube un 1,3 % pese a que Soria dijo que se congelaba