Feijoo exige un «trato diferente» para los inversores de Novagalicia

El presidente muestra su desacuerdo con el FROB, que controla el Estado, por dejar a cero la participación de los accionistas gallegos


santiago, redacción / la voz

Al presidente de la Xunta no le gusta en absoluto la solución dada por el FROB (Ministerio de Economía y Banco de España) a Novagalicia, dejando a cero la participación que tenían tanto Novacaixagalicia como 19 inversores gallegos. Y por ello reclama a Madrid que tenga un «trato diferenciado» hacia quien puso dinero en el banco una vez nacionalizado, es decir, ese grupo de empresarios que comprometieron 70 millones en NCG en un acto de respaldo público y económico al proyecto de una gran entidad financiera gallega.

«Me parece que a xente que invertiu diñeiro unha vez que entrou o FROB e, polo tanto, que o capital era público, debe ter unha peza separada na decisión do FROB», explicó tras el Consello de la Xunta a preguntas de los periodistas. El Estado nacionalizó la entidad gallega en septiembre del 2011 y en diciembre llegaron esos accionistas privados. ¿Y qué significa esa «peza separada»? «Que no estoy de acuerdo, que así lo he hecho saber y que así seguiré haciéndolo saber. Yo sería optimista», apostilló en una conversación informal al rematar su comparecencia ante los medios.

Asegura que esa petición para que los inversores tengan un trato aparte -para que no se les aplique directamente esa pérdida de todo su capital- ya ha sido trasladada «aos responsables do FROB e, por suposto, do Goberno de España». En ambos casos, el color político es coincidente. No es el primer enfrentamiento que tiene el dirigente gallego con el Ministerio de Economía y el Banco de España. La semana pasada ya avanzó que estudia recurrir ante los tribunales la bajísima valoración (-3.091 millones) que se hizo de Novagalicia, lo que ha provocado que la caja y los accionistas pierdan todo su capital.

Un caso excepcional

El argumento de Feijoo es que «aqueles que invertiron nun banco nacionalizado, coa garantía do Estado, teñen que ter un tratamento específico do seu investimento». «A decisión do FROB -continuó- é unha decisión xeralizada para todas as entidades bancarias que foron nacionalizadas, pero en poucas delas ou, probablemente, en ningunha delas houbo un investimento de capital despois da nacionalización do banco. En NCG, si».

Mientras, los damnificados guardan silencio. Ninguno de los empresarios contactados ayer por este periódico quiso hacer valoraciones, aunque en su entorno no se descarta algún tipo de acuerdo. Entre los inversores que perderán su dinero están los dueños de Gadisa (10 millones de euros), de Estrella Galicia (otros 4,6), o de Invertaresa (cinco más). En la relación están Jacinto Rey (Constructora San José), la familia Somoza (la fundadora de Transportes Azkar), Jesús Alonso (de la conservera Jealsa), Coren, Rodman, Copasa o los empresarios Manuel Jove y Manuel Añón, este último con la cantidad más elevada, 25 millones como compensación a su inversión en la antigua Corporación Caixa Galicia. También están el propio presidente de Novagalicia, José María Castellano; y César González-Bueno, el consejero delegado, que invirtieron un millón de euros cada uno.

La vía judicial

Tampoco Novacaixagalicia quiso hablar. Tiene un gabinete jurídico trabajando y no descarta acudir a la vía judicial si no hay algún tipo de compensación a su pérdida de capital.

¿Qué soluciones les quedan? Según la resolución publicada ayer en el BOE, presentar un recurso de reposición o ir directamente a un contencioso ante la Audiencia Nacional contra el Banco de España o el FROB, o ambos. Tienen para ello dos meses de plazo. Pero, ojo, porque el real decreto de reestructuración financiera confiere al FROB el poder de incumplir una sentencia y exponerlo así ante la autoridad judicial para que decida qué hacer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Feijoo exige un «trato diferente» para los inversores de Novagalicia