Feijoo dice que la bajada de sueldos será escalonada e inferior al 7%

Vende el recorte como una reposición de «boa parte» de la extra perdida en el 2012

Feijoo eludió ayer aportar datos básicos sobre el esfuerzo económico que pide al funcionario.
Feijoo eludió ayer aportar datos básicos sobre el esfuerzo económico que pide al funcionario.

santiago / la voz

Los aproximadamente 90.000 trabajadores de la Xunta cobrarán el año próximo más que en el presente, pero menos de lo que por contrato les correspondería. Así se pueden resumir, básicamente, los planes en materia de empleo público del presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo, para, incumpliendo parcialmente promesas suyas anteriores, cuadrar los presupuestos del ejercicio venidero, en un escenario todavía recesivo, «mantendo os servizos esenciais básicos», «incrementando o apoio aos colectivos máis desfavorecidos» y «respectando estritamente» el límite de déficit impuesto por Madrid: un 0,7 % del producto interior bruto de la comunidad, frente al 1,5 actual.

En una comparecencia ante los medios pretendidamente ambigua, a preguntas de la prensa, el jefe del Ejecutivo autónomo apenas se avino a esbozar ayer lo que la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, pretende exponer hoy a los sindicatos en una reunión que se presume caliente. Vino a reconocer el líder conservador que en el 2013 él no suprimirá una paga extra completa al funcionariado y al personal laboral, como ha hecho en el 2012 la Administración Rajoy, pero que sí les detraerá una cantidad variable en función de la renta de cada quien y, en todo caso, inferior al 7 % de la remuneración bruta anual.

¿En qué horquilla se mueven las rebajas selectivas de la propuesta oficial? Una y otra vez, el mandatario popular se negó a desvelar ese aspecto clave de la negociación. Se ciñó a avanzar, en cambio, que las menguas serán mayores para los de sueldo alto y menores para los de bajo. Es decir, por ejemplo, los empleados pertenecientes a una escala básica podrían ver cómo se les escapan el equivalente a dos puntos porcentuales de sus retribuciones, mientras que los adscritos a niveles superiores perderían cinco.

Tampoco aclaró Feijoo cómo piensa la Xunta meter la tijera a la nómina de su plantel: si de golpe, si repartido todo a lo largo del ejercicio, si distribuido en un par de extraordinarias... No obstante, insinuó que ahí, en ese punto, sobre su criterio inicial primará lo que opinen al respecto los representantes de la plantilla. De igual modo, rechazó especificar la fórmula contable que prevé aplicar para materializar su idea.

«Nómina anual superior»

El jefe del Ejecutivo, en definitiva, rehuyó contestar cuestiones con precisión, tanto a micro abierto como posteriormente en charla informal. Se afanó, por contra, en vender la operación prácticamente como un aumento de sueldo. «Non vamos rebaixar salarios [no 2013], vamos repoñer boa parte da extra que [os funcionarios] deixaron de percibir no 2012. A nómina final anual será superior», adujo, obviando que, por ley, salvo modificación normativa ulterior, la restitución de esa paga no cobrada este año ya la tenían los afectados garantizada para el siguiente, pues se trataba de una medida transitoria.

También insistió Feijoo -un clásico en su discurso- en contraponer sus políticas con las practicadas en otros puntos de España, más lesivas. De hecho, concluyó: «Non vamos pedirlle aos empregados públicos máis do que xa se lles pide noutras comunidades autónomas». Además, sostuvo que él, sus ocho conselleiros, los demás de altos cargos (secretarios xerais, directores y asimilados) y los contratados de confianza sufrirán en igual medida que el resto la reducción salarial progresiva que se imponga al plantel.

El mandatario popular realizó estas declaraciones a la conclusión de un Consello de la Xunta que había dado luz verde a una oferta de empleo para el 2012 de 124 plazas en el ámbito de la función pública autonómica (114 de promoción interna y 10 de acceso libre), un proceso de consolidación «que non aumenta nin custes nin efectivos». En el mismo marco, inquirido acerca de si habrá o no despidos en meses venideros, esgrimió su «intención» de, durante el 2013, brindar a los interinos de la Xunta oportunidades de «maior estabilidade», desbloqueando parte de las oposiciones pendientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
57 votos

Feijoo dice que la bajada de sueldos será escalonada e inferior al 7%