Las entidades sanas, salvo BBVA, serán accionistas del banco malo

Aportarán de forma inmediata unos 2.200 millones al capital de Sareb


Redacción / La Voz

Gobierno y Banco de España han logrado convencer a las entidades financieras más fuertes -las que no precisan ayudas públicas- para que participen y aporten capital a Sareb, la sociedad de gestión de activos tóxicos bancarios, más conocido como banco malo. Sin embargo, no han conseguido vencer las reticencias de la segunda mayor entidad del país. BBVA no participará en ese proyecto, según las fuentes consultadas. De hecho, no estuvo en la última reunión que ayer por la tarde tenían las entidades con representantes del ministerio, del FROB y del supervisor para firmar las aportaciones. Su ausencia -salvo sorpresa de última hora- puede tener consecuencias porque el plante no ha sido bien recibido por el Gobierno. Podría tener que realizar más aportaciones, en compensación, al Fondo de Garantía de Depósitos. Sin el BBVA, la factura a repartir entre el resto ha sido mayor. El banco malo arrancará con dos grandes socios privados, Santander y Caixabank, que aportarán juntos unos 1.200 millones de euros. Por detrás, con menos inyección, estarán Sabadell y Popular, con unos 270 y 230 millones respectivamente. Participarán también Bankinter, Barclays, Deutsche Bank (las dos últimas, entidades extranjeras, aunque con filiales españolas), y tres antiguas cajas que han resistido la reestructuración: Kutxabank, Ibercaja y Unicaja. Todos ellos, junto a algunas aseguradores (Mapfre) y cooperativas (Cajamar) aportará unos 2.200 millones de euros, entre capital y deuda subordinada (que es como se estructurará el Sareb). Otros 1.480 millones, hasta los 3.700 con los que nacerá el banco malo, irán por cuenta del FROB, público.

¿Qué habrá en ese banco malo? Todos los activos tóxicos vinculados al ladrillo (suelo, edificios sin acabar...) de los bancos que reciban dinero público. De entrada llegarán los que aporten Bankia, NCG (que aún está cerrando su cartera de activos), Catalunya Caixa y Banco de Valencia. Se añadirán posteriormente los de BMN y Caja España-Duero, cuya nacionalización se prevé próxima.

La unión bancaria, más cerca

Los ministros de Economía de la Unión Europea afirmaron ayer que un acuerdo sobre el supervisor bancario es posible, pese a que mantienen diferencias sobre aspectos clave, como el tamaño de los bancos que vigilará directamente el BCE. Ese tamaño podría estar por encima de los 30.000 millones en activos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Las entidades sanas, salvo BBVA, serán accionistas del banco malo