El Gobierno echa un capote contra la «disolución» de Iberia

Los competidores aprovechan la supresión de rutas a Iberoamérica


Redacción / La Voz

Defender la identidad de Iberia dentro del grupo IAG -surgido de la unión entre la española y British Airways- y evitar su disolución. Ese es el objetivo que mantienen de forma unánime los sindicatos UGT, CTA Vuelo, CC. OO., USO, Asetma y Sictpla. El plan de reestructuración presentado por la empresa -prevé 4.500 despidos (una cuarta parte de la plantilla) o la eliminación de rutas- es tan duro que no van a cesar en la lucha. La tregua dada el lunes al anunciar un aplazamiento de la huelga hasta después de Reyes no es más que una concesión a las peticiones del Gobierno. Y este respondió ayer dando un ligero tirón de orejas a la compañía.

El encargado de hacerlo fue el ministro de Industria, José Manuel Soria, al advertir de que «es absolutamente inaceptable» que para ir a La Habana haya que pasar por Londres. Porque, a su juicio, no hay ninguna razón para que Iberia deje de prestar servicios en el mercado iberoamericano. Y la compañía rápidamente respondió alegando que no hay vuelos entre La Habana y Londres. Además, dijo, puede volarse entre Madrid y la capital cubana con Air Europa.

¿Qué consecuencias tiene la eliminación de rutas con Iberoamérica?

Los enlaces de Iberia entre Madrid y las diferentes capitales de Sudamérica y Centroamérica fueron uno de los atractivos más admirados por British Airways durante su noviazgo con la compañía aérea española. La unión entre ambas puso en bandeja a la británica dicho mercado. Pero la eliminación de rutas a La Habana o Santo Domingo, anunciadas en el plan de ajuste presentado la semana pasada, o la reducción de frecuencias con algunas urbes sirve ahora en bandeja ese mercado a otras compañías. Un ejemplo es lo ocurrido con la ruta a Bogotá. Según datos que maneja el Sepla, Iberia operaba en el 2010 once vuelos semanales con la capital de Colombia, mientras que Avianca tenía cuatro menos. Pero esta última fue incrementando su presencia en España hasta llegar a tener 22 enlaces semanales durante este ejercicio. El año que viene Iberia prevé mantener solo una frecuencia cada 7 días. Pero no solo Avianca ha ganado terreno a la aérea española. También lo han hecho otras compañías internacionales como Lufthansa, Air France o Delta.

¿Cuáles son las rutas que van a quedar reforzadas?

Atenas, Estambul o El Cairo son algunas de las rutas de corta distancia que, igual que la de La Habana o Santo Domingo, serán eliminadas. Frente a estas habrá otras que, según Iberia, quedarán reforzadas. Serán las que van a Miami, Centroamérica, Chile, Ecuador, México, Brasil, Londres, Casablanca, Argel, Dakar o Malabo.

¿Por qué el Sepla no está en esta convocatoria de huelga?

Aunque el objetivo del colectivo de pilotos, Sepla, es el mismo que el del resto de agentes sociales -defender Iberia y evitar su disolución- estos no se sumaron a la convocatoria de huelga contra el plan de ajuste porque están sometidos a un arbitraje. Los pilotos están a la espera de que el árbitro elegido por el Gobierno en su día apruebe una nueva resolución con las condiciones para resolver el conflicto abierto entre el Sepla e Iberia por la creación de la compañía de bajo coste Iberia Express. Esta empezó a operar hace unos meses. La Audiencia Nacional anuló el mes pasado el laudo anterior debido a un fallo en el procedimiento. Alegó que el árbitro debía de haber oído a todas las partes. Por eso ahora pide escuchar a Iberia Express. Al parecer el nuevo laudo podría estar listo en unos días.

¿Está British Airways tratando de desmantelar Iberia?

La unión entre British e Iberia no fue, según el Sepla, una unión entre iguales. La teoría que manejan desde que se formalizó la operación es que la británica tiene como objetivo hacerse con la T4 de Barajas porque ya no tiene capacidad de crecimiento en el aeropuerto británico de Heathrow. El plan presentado la semana pasada por la compañía española no es más, como apuntan los agentes sociales, que una confirmación de esa idea. Lo ven como un paso más de cara al desmantelamiento de la aerolínea española. Pero Iberia alega precisamente lo contrario. Dice que la reducción de sueldos entre un 25 % y un 35 %, los despidos previstos o el recorte de vuelos deben hacerse para salvar una compañía que pierde, según los datos que maneja Iberia, 1,7 millones de euros cada día.

Análisis el futuro de la primera compañía aérea española

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

El Gobierno echa un capote contra la «disolución» de Iberia