Los palangreros trasladan que no cortar las aletas al tiburón costará 9 millones a la flota

la voz

Los diputados del Parlamento Europeo deberán pronunciarse mañana sobre la propuesta de la Comisión de prohibir cortar las aletas de tiburón a bordo de los barcos para erradicar el finning, la práctica de cercenar la extremidad y tirar el cuerpo del escualo por la borda. Quizá Bruselas consiga así acabar con esa nociva costumbre, pero lo que sí logrará, según los palangreros, es perjudicar económicamente a la flota pesquera española y portuguesa, que no suele practicar el finning.

Según cálculos del sector, la política de aletas adheridas que propugna la Comisión supondrá pérdidas anuales a las embarcaciones gallegas y lusas por importe de más de nueve millones de euros.

Ese fue el mensaje que los afectados llevaron ayer a Estrasburgo, donde se celebra la sesión parlamentaria. La patronal pesquera Cepesca sostiene que hay alternativas menos lesivas que garantizarían el cumplimiento de la prohibición del finning, como la obligación de desembarcar aletas y cuerpos en un mismo puerto, la eliminación de los permisos especiales para la flota de fresco y la autorización a los congeladores siempre que empleen un mecanismo de trazabilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los palangreros trasladan que no cortar las aletas al tiburón costará 9 millones a la flota