Las dos únicas firmas gallegas presentes en la Seafood reciben presiones por haber acudido

E. Abuín REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Marfrío y Peixes Vimar han tenido que soportar insultos e improperios por haber instalado una caseta en la feria catalana

17 oct 2012 . Actualizado a las 14:44 h.

Marfrío, de Marín, y Peixes Vimar, de Vigo, son las dos únicas empresas gallegas que han acudido a la Seafood Barcelona Exposition, que hoy cierra sus puertas. Y lo que han tenido que oír por ello. En el caso de la segunda, ayer mismo un empleado de la compañía comercializadora de pescado fresco tuvo que soportar en Vigo insultos e improperios por haber instalado una caseta en la feria catalana, que rivaliza con Conxemar tanto en materia como en el mes elegido para celebrarlo.

Juan Mosquera, gerente de Peixes Vimar, criticó las presiones a las que se vio sometida la empresa solo por haber decidido participar en un certamen situado en el área geográfica donde se concentra el 80 % de sus clientes: Cataluña, Valencia y Baleares. Mosquera señala que a la Seafood «le queda bastante» para poder medirse con Conxemar. «Es una feria muy pequeña, que se recorre en menos de tres cuartos de hora y de la que se ha podido sacar rendimiento porque ha resultado ser un conglomerado tan raro en el que el visitante te ha encontrado aunque no quisiera», resume el gerente de Peixes Vimar.

En todo caso, el balance es «positivo». Y el mismo signo tiene para Santiago Montejo, director general de Marfrío, la única empresa gallega de congelado presente en la feria catalana, que subraya que, a pesar de ser «más pequeña de lo que se preveía y de hay menos expositores», en esta primera edición la «afluencia de público ha sido importante y, sobre todo, muy internacional».