Europa ya aplicó fuertes quitas a clientes de la banca rescatada

Algunos usuarios llegaron a perder hasta el 90 % de sus ahorros por tener productos complejos

Manifestación en protesta por las participaciones preferentes en Santiago Miles de afectados participaron en la protesta

redacción / la voz

Los clientes con participaciones preferentes (unos 90.000 en Galicia, 43.000 de ellos en Novagalicia Banco) siguen en vilo a la espera de noviembre. Será entonces cuando lleguen las ayudas europeas a la banca española. Y, consecuencia de ese rescate, se definirá qué pasa con sus ahorros. La inyección de dinero desde Bruselas tiene como uno de sus principios repartir el coste del rescate también entre los inversores y accionistas de cada banco auxiliado, con el fin de reducir las ayudas públicas. Es decir, con parte de su inversión esos clientes sufragarán la recapitalización del banco. Así ha pasado en otros países de la Unión Europea que en los últimos años inyectaron fondos públicos para salvar su sistema financiero. El caso más dramático es el irlandés, donde algún banco devolvió a los clientes solo el 10 % de la inversión. La pérdida, la quita, fue del 90 %.

Ahora bien, ¿qué pasará en España? Se desconoce. Hasta noviembre no se desvelará, según fuentes de la Comisión Europea. Se están negociando con España los términos de esos «recortes», como los denominan en Bruselas. Las preferentes y la deuda subordinada -otro producto complejo vendido también a clientes minoristas sin conocimientos financieros- tendrán que ser recomprados «a precios de mercado» por las entidades que reciban auxilio en forma de miles de millones. Caso de Bankia, Novagalicia o Catalunya Caixa. Y a ese precio de mercado solo se le podrá aplicar una prima (una bonificación) del 10 %, según la legislación comunitaria.

Ahora bien, ¿cuál es el precio de mercado? Algunos partidos están alentando en esta precampaña gallega que la quita será del 60, 70 u 80 % de los ahorros, asegurando que ese es el «precio de mercado». «El mercado de las preferentes está cerrado, sobre todo para entidades pequeñas, y con esa situación la pérdida es una incógnita, aunque seguro que es fuerte», admiten financieras consultadas. Hay algunas referencias recientes: Banesto acaba recomprar sus preferentes con descuentos de hasta el 47 %. Ibercaja también ofreció hacerlo con un 35 % de descuento.

Fuentes de Competencia de la Comisión Europea recuerdan que «los recortes (haircuts, en su denominación inglesa) pueden ser mayores «para aumentar el reparto de la carga de los tenedores de valores y reducir la carga de los contribuyentes». Es decir, tampoco el porcentaje de pérdida será igual para todos. Se verá «caso por caso». Y puede suceder que los clientes paguen la recapitalización del banco con sus ahorros, y a la vez el banco pierda esos miles de clientes que se irán como represalia por perder su dinero.

Las quitas no son nuevas. Ya hubo antes en otros países. Pero conviene tener siempre presente que el caso español es único: en ninguna otra parte se colocaron esos productos a tantos pequeños clientes, y hay además varios procedimientos judiciales abiertos que pueden cambiarlo todo. Así sucedió en otros lugares:

Reino Unido

Un 30 % de descuento. Desde hace años, Inglaterra tiene una legislación que sanciona la colocación de este tipo de productos complejos y de riesgo a minoristas (particulares), y los bancos han tenido que desembolsar 7.500 millones de euros para resarcir a esos usuarios. Eran otro tipo de híbridos, no participaciones preferentes (el caso español es único). Un gigante, el Lloyd?s, ofreció el año pasado canjear 5.000 millones de libras, con un descuento del 30 % en el nominal.

Alemania

Pérdidas medias del 6 %. Las preferentes estallaron en este país hace tres años, cuando 7 bancos (entre ellos Commerzbank, Hypo Real Estate y algunos regionales de los Länder) dejaron de pagar los intereses de estos productos, como acaba de suceder en España. Habían colocado casi 9.500 millones (en España han sido 22.500) a inversores institucionales, no particulares, como ha pasado en el caso español, único en Europa. La pérdida media ha sido del 6?%. Commerzbank ha ido cancelando esas preferentes a sus clientes a condición de percibir en efectivo solo el 51 % (el resto se puede ir dando en otro tipo de productos). Curiosamente, todavía hay preferentes en el mercado que no se pueden recomprar y que no pagan intereses: un pequeño corralito.

Irlanda

Entre el 80 y el 90 % menos. Es el caso más reconocido. El rescatado Bank of Ireland ofreció el año pasado una recompra de bonos subordinados por entre el 10 y el 20 % de su valor nominal. O el doble (20 y 40 %) si en lugar de dinero efectivo los clientes lo cambiaban por acciones (con el riesgo que ello suponía). Otro caso: el Anglo Irish ofertó una recompra de 1,6 millones de euros de deuda subordinada con descuento y pagando en nuevos bonos. Fue la fórmula que hallaron para minorar las pérdidas para los clientes tras el caso del Bank of Ireland.

Holanda

Quita y canje por otros productos. El caso de ING, al que el Gobierno holandés inyectó 10.000 millones, es paradigmático: recompró deuda subordinada con canjes por entre el 58 y el 87 % del valor nominal. Es decir, los clientes perdieron al menos un 42 %. Se hicieron ofertas a cambio de dinero en efectivo y de deuda sénior.

Grecia

Fuertes minusvalías. Los quebrados bancos griegos también aplicaron recortes en bonos, obligaciones simples y subordinadas tras ser rescatados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Europa ya aplicó fuertes quitas a clientes de la banca rescatada