La plantilla de Barreras respira aliviada, y la de Ferrol se muestra escéptica


Con un sector naval hundido en la mayor de las crisis de ocupación de su historia, la firma de los contratos de Navantia e Hijos de J. Barreras con Pemex fue acogida ayer con satisfacción en Galicia. Los trabajadores de los astilleros públicos de la ría de Ferrol valoraron positivamente el encargo, por cuanto se produce en un momento de caída drástica en la ocupación y de gradas vacías, pero cuestionaron las cifras de empleo divulgadas en torno al nuevo contrato. «Axúdanos a coller aire, pero o contrato non despexa por si so o futuro do naval e por iso vamos seguir insistindo na necesidade do dique flotante», afirmó Jorge Prieto, presidente del comité de la antigua Astano. Aludía así a la infraestructura por la que mantienen un encierro en el Concello ferrolano desde hace nueve días y en cuya fabricación podrían trabajar unas 2.000 personas. Ignacio Naveiras, portavoz del comité de Ferrol, rebajó hasta 400 la cifras de empleo del encargo y criticó a la Xunta y a la SEPI por vender, en ese sentido, «una mentira para Ferrol».

Una lectura bien distinta la realizó el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela, quien calificó la jornada de ayer como «o mellor día dos últimos cinco anos» para la ciudad y subrayó que «é a primeira vez na historia da Xunta que o seu presidente consegue un contrato para Navantia».

El presidente de la patronal ferrolana y empresario del naval, Isidro Silveira, también saludó los esfuerzos realizados tanto por Núñez Feijoo como por el alcalde para buscar soluciones a los problemas del naval, aunque insistió en la necesidad de continuar ampliando la capacidad en reparaciones.

Para los trabajadores de Barreras, la firma del contrato con Pemex es una buena noticia que no podía llegar en un momento mejor. «Tener un buque firmado cuando el astillero acaba de salir del concurso de acreedores es algo casi heroico. Ni en la mejor de las hipótesis nos podíamos imaginar estar cerrando carga de trabajo con una situación tan complicada en el mercado», afirmó Sergio Gálvez, presidente del comité de empresa de Barreras. A falta de conocer los plazos detallados del pedido, el sindicalista avanza que el contrato podría entrar en vigor en octubre, con lo que el astillero vigués podría iniciar el corte de chapa el próximo mes de enero. «Se trata de un buque de elevada tecnología y una demostración del prestigio que sigue teniendo Barreras».

Asime, la Asociación de Industrias del Metal de Galicia, considera que el doble contrato firmado con Pemex va a ser el comienzo de la resurrección del sector. «Esta noticia puede suponer el inicio de la recuperación del naval gallego, máxime cuando un contrato se llevará a cabo en la ría de Ferrol y otro en la ría de Vigo, áreas en las que la actividad había decaído de una manera importante en los últimos años», afirmó su portavoz, Enrique Mallón. Está claro que la firma de estos dos contratos hace un tiempo no representaría un hecho tan significativo como en estos momentos de escasez de pedidos en nuestros astilleros e industrias auxiliares», añadió. Asime confía en que los malos momentos y el sufrimiento padecidos por el naval «no se vuelvan a repetir».

«El contrato es una demostración del prestigio que continúa teniendo Barreras»

Sergio Gálvez

«El problema del naval ferrolano no va a estar ni mucho menos solucionado con este contrato»

Ignacio Naveiras

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La plantilla de Barreras respira aliviada, y la de Ferrol se muestra escéptica