El Gobierno griego sigue sin ponerse de acuerdo sobre los recortes

A la coalición aún le queda por decidir de dónde recortarán los 11.500 millones de euros que le exige la troika


Los socios de la coalición de Gobierno de Grecia continúan sin ponerse de acuerdo sobre el nuevo paquete de ahorro de 11.500 millones de euros que exigen sus acreedores europeos a cambio de seguir financiando al país.

Según explicó hoy el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, aún quedan pendientes de decidir recortes dentro de ese paquete por valor de entre 3.500 y 4.000 millones de euros. «11.500 millones de euros es una cifra importante y aún no la hemos alcanzado. Aún tenemos que perfilar unos 3.500 a 4.000 millones», dijo ante la prensa el titular de Finanzas tras una reunión con el presidente de la República, Karolos Papulias.

Sturnaras reconoció que se deberá aplicar la tijera al sector público ya que «los números no cuadran fácilmente» y, aunque aseguró que no habrá más despidos, dejó abierta la puerta al esquema de la «reserva laboral». Este sistema, ya aplicado anteriormente, implica que los trabajadores del sector público pasan a la reserva durante un año con el 60 % del sueldo para, en caso de que sea posible, ser luego recolocados en otro puesto público y, en caso de que no se encuentre un puesto para su recolocación, son definitivamente despedidos.

Sin embargo, los socios del Gobierno de coalición que dirige el conservador Andonis Samarás se mostraron hoy totalmente contrarios a aplicar este sistema -que suscitó una fuerte protesta social- tras una reunión en la que se trató la posibilidad de aplicar este sistema en los puertos públicos. El líder del partido socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, explicó que su oposición a este sistema se debe a la «negativa experiencia» de su aplicación anterior.

El jefe de los centroizquierdistas de Dimar, Fotis Kuvelis, calificó la «reserva laboral» directamente de «fiasco».

Grecia debe concluir en las próximas semanas una propuesta de plan de ahorro para presentar a la troika (Comisión Europea, BCE, FMI) y que esta elabore su informe de progresos que será presentado al Eurogrupo y al Fondo Monetario Internacional en septiembre. Estas dos instituciones deberán entonces decidir si dan luz verde al desembolso de 31.000 millones de euros del segundo plan de rescate (aprobado la pasada primavera) que serán necesarios para financiar el pago de la deuda griega, la recapitalización bancaria y, en menor medida, los gastos del Estado heleno. Hasta la recepción de esos fondos, el Gobierno griego ha explicado que continuará financiándose con emisiones de Letras del Tesoro a corto plazo (de tres y seis meses).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Gobierno griego sigue sin ponerse de acuerdo sobre los recortes