La oposición censura el férreo control que tendrá el PP sobre la obra social de la caja

Domingos Sampedro
domingos sampedro SANTIAGO / LA VOZ

ECONOMÍA

El Parlamento investigará la gestión de las antiguas entidades de ahorro

03 ago 2012 . Actualizado a las 10:36 h.

Los recelos entre los grupos políticos marcaron ayer el inicio de la tramitación parlamentaria del proyecto de ley promovido por el Gobierno gallego con el fin de convertir Novacaixagalicia en una fundación especial, que le permitirá a la Xunta ampliar su tutela sobre la obra social que realiza la entidad (es su única actividad tras pasar el negocio bancario a NCG). Y es precisamente este último aspecto, el de la tutela, lo que levantó las suspicacias del PSdeG y el BNG, al denunciar al unísono la intención del PP de controlar el patronato de la fundación y de patrimonializar en su favor las inversiones sociales de Novacaixagalicia.

«Queren partidopopularizar a obra social», denunció el diputado Carlos Aymerich (BNG), entretanto la viceportavoz socialista María José Caride marcó distancias con una «proposta trampa» que, a su juicio, no solo le asegura al PP la mayoría del patronato de la fundación, sino también la elección de su presidente y la posibilidad de «vetar ao seu xerente».

Pese a que los populares no lograron ningún respaldo de la oposición para impulsar el texto -el BNG votó en contra y el PSdeG se abstuvo-, su portavoz, Pedro Puy, mostró la plena disposición de su grupo al consenso y dijo quedar «á espera das emendas» de la oposición para ver en qué consiste la propuesta alternativa para constituir la fundación y gestionar un patrimonio que le queda a Novacaixagalicia, que Puy valoró en unos 500 millones de euros, contabilizando sus inmuebles, participaciones y obras de arte.