Moreda dimite por carta como consejero de Novacaixagalicia

El Parlamento gallego inicia hoy el proceso para la conversión al fin de la caja gallega en una fundación


Redacción / La Voz

Salvador Fernández Moreda se sumó ayer al goteo de bajas en el consejo de Novacaixagalicia, una entidad ya exenta de negocio financiero -lo controla todo NCG Banco- y cuyo futuro pasa por su conversión en una fundación especial. Moreda ocupaba una de las cuatro vicepresidencias de la entidad tras la fusión de Caixa Galicia y Caixanova (él procedía de la primera) y ayer, durante el consejo ordinario de agosto celebrado por la tarde en A Coruña, se procedió a la lectura de una carta en la que anunciaba su abandono como miembro del órgano.

La marcha de Moreda -uno de los más firmes defensores de la fusión gallega, en Caixa Galicia desde el 2006- se produce tras la de Mauro Varela y Julio Fernández Gayoso, los dos copresidentes. «Como quiera que, en este momento, los actuales gestores de Novagalicia Banco han manifestado abiertamente la continuidad de la entidad con sede en Galicia y que el resto de los asuntos pendientes están en proceso de solución y clarificación en las instancias oportunas, creo llegado el momento de cesar como miembro del consejo», se lee en la misiva, fechada a 24 de julio, pero de la que no se dio cuenta hasta ayer por parte del actual presidente de Novacaixagalicia, José Manuel Carballedo.

La decisión pilló por «relativa sorpresa» a los miembros del consejo consultados, en tanto que Novacaixagalicia tiene el futuro claro por delante: convertirse en una fundación con un patronato reducido y sin políticos. Hoy cuenta con 22 miembros que hasta hace poco cobraban dietas por acudir a esos consejos (al menos hay 12 al año). Pero desde hace dos meses una orden de la Xunta impide pagar por ello. Consecuencia o no, lo cierto es que ayer de los 22 convocados solo acudieron 14 a la sede herculina de la Fundación Novacaixagalicia.

Con la presencia de Castellano

A quien sí se vio en ese consejo ordinario fue a José María Castellano, presidente de NCG Banco. No tiene cargo alguno en Novacaixagalicia, pero se presentó invitado por el propio consejo. Allí, según las fuentes consultadas, hizo un repaso a la situación en que se encuentra el banco que dirige. Explicó que se está buscando una solución al problema de las participaciones preferentes (se ha habilitado un laudo arbitral con los afectados que lo soliciten, y sigue abierta la vía judicial); explicó que está pendiente la auditoría final que determine las necesidades que tendrá NCG de fondos europeos; y recordó el trabajo realizado en los últimos meses para tratar de captar inversores privados internacionales, una vía que, aún a día de hoy, NCG no descarta. Fue, en resumen, a trasladar «que el banco tiene futuro», según algunos presentes.

Aparte, el consejo aprobó las cuentas definitivas de obra social -su única actividad- para este 2012, con un presupuesto muy restringido, de apenas 30 millones, y que solo está garantizado hasta el 2015.

Camino a la conversión

Hoy mismo, el Parlamento de Galicia iniciará los trámites para dotarse de una ley específica que permita la conversión de la caja en una fundación de carácter especial. Esa mutación, augurada desde hace meses, la solicitó el propio consejo de Novacaixagalicia, y ante la exigencia marcada por el Gobierno central para que así sea si la caja en cuestión ya no tiene funciones bancarias (como es el caso).

La Cámara gallega prepara una ley ad hoc para Novacaixagalicia -no se valdrá de la ley de fundaciones- y fuentes parlamentarias creen que puede estar lista a inicios de otoño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Moreda dimite por carta como consejero de Novacaixagalicia