El Gobierno de Rajoy impone una subida el IVA del 18 % al 21 %

El presidente del Gobierno anuncia un ajuste de 65.000 millones de euros con medidas como la reducción de cotizaciones sociales, la eliminación de la paga extra de Navidad de los funcionarios o disminuir las prestaciones por desempleo


Madrid / La Voz

Mariano Rajoy ha confirmado una nueva tanda de duros recortes en el Congreso de los Diputados. En una comparecencia extraordinaria, el presidente del Gobierno ha detallado un extenso paquete de medidas restrictivas, que llegan unas horas después de que el Eurogrupo exigiese 32 condiciones a cambio del rescate a los bancos españoles en problemas. Rajoy confirmó los pronósticos sobre la revision del IVA y los recortes a los funcionarios.

Subida del IVA del 18 % al 21 %; reducción de las cotizaciones sociales; eliminación de la paga extra de Navidad para los funcionarios, diputados y senadores; eliminación de competencias en municipios pequeños; reducción de un 30 % del número de concejales en todos los ayuntamientos; equiparación a la baja del sueldo de los alcaldes y concejales en función del tamaño de los municipios; reducción y supresión de empresas públicas locales, revisión de la prestación de desempleo para incentivar la búsqueda de trabajo; y supresión de la desgravación por compra de vivienda, aumento de la fiscalidad medioambiental y del tabaco.

La subida del tipo general del IVA supondrá de media un aumento de gasto de unos 415 euros por familia al año, según estimaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). La OCU advierte que sus estimaciones se basan en los últimos datos de la encuesta de presupuestos familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y que habrá que esperar a la publicación de la norma para el cálculo exacto.

«Hago lo único que se puede hace. No pregunto si me gusta», aseguró Rajoy para justificar los nuevos y duros ajustes y recortes. «No hay mucho para escoger», insistió, consciente de caer en otra contradicción con el programa electoral que hace seis meses aupó a Rajoy a la Moncloa.

Además de la subida del IVA, Mariano Rajoy ha confirmado esta mañana el Congreso las principales medidas que incluirá el nuevo paquete de recortes, el mayor de la democracia, que implica un ajuste de 65.000 millones de euros en dos años y medio. En una sesión que en principio estaba convocada exclusivamente para dar cuenta del último Consejo Europeo de Bruselas, el presidente del Gobierno ha detallado el alcance de unos recortes que se producen solo dos días después de que la Unión Europea confirmara las condiciones de la ayuda a la banca española, que suponen una cesión de soberanía financiera del Gobierno español a favor del Banco Central Europea y de que el Eurogrupo concediera a España un año más de margen para cumplir el compromiso de reducción del déficit.

Rajoy admitió en el pleno del Congreso que está haciendo «lo contrario de lo que prometió»

La subida del IVA será del 18 al 21 %, mientras que el de tipo medio pasa del 8 % al 10 %. El tipo reducido, para productos de primera necesidad se mantiene, en el 4 %. La paga extra de Navidad que se les retira a todos los funcionarios será compensada en el 2015 con una aportación correspondiente en el fondo de pensiones.

Rajoy ha admitido que está haciendo lo contrario de lo que prometió, pero ha asegurado que no queda otro remedio porque «han cambiado las circunstancias y hay que adaptarse a ellas». «Hago lo único que se puede hacer para salir de esta situación de postración», ha afirmado, en medio de los aplausos del Grupo Popular y las airadas protestas en las bancadas de los grupos de izquierda. «España tiene solución», ha añadido en un giro optimista en el cierre de su intervención, en el que ha asegurado que su Gobierno «cumplirá con su deber hasta lograr lo que pretende».

Rajoy, durante el turno de réplica, ha asegurado que las condiciones de la ayuda europea que recibirá España para sanear el sector financiero son «muy buenas». En concreto, el préstamo tendrá diez años de carencia y un buen tipo de interés, ha dicho el presidente. En este sentido, el presidente del Gobierno ha explicado que el Ejecutivo decidió pedir esta ayuda porque un país no puede funcionar sin un sistema financiero que no capte depósitos y créditos, ya que no habrá inversión, ni empleo, ni bienestar, ni riqueza.

«Por eso ningún país el mundo se puede permitir que su sistema financiero caiga», ha indicado Rajoy, que ha añadido que por este motivo se han tomado decisiones «que mucha gente puede que no entienda». Al respecto, ha explicado que en el 2008 muchos países ya pidieron ayudas superiores a la que se le ha concedido a España -hasta 100.000 millones- para sanear su banca, pero entonces el anterior Gobierno creyó que había un gran sistema financiero, y no se actuó «a tiempo».

«Esto es lo que pasó, ya me hubiera gustado a mí que no hubiera pasado», ha dicho. Y lo mejor que ha encontrado el Ejecutivo para ello es un crédito europeo «muy barato» según Rajoy, que ha indicado que es «absurdo que se dejara caer a las entidades financieras», «ya que la economía española no tendría futuro». Incidió el presidente del Gobierno en el argumento de las condiciones «extremadamente favorables», como lo calificó De Guindos.

Cayo Lara advierte a Rajoy que sus recortes son «gasolina para las calles»

En una intervención que ha sorprendido por su tono comedido y conciliador, algo que no cuajó bien entre algunos sectores del partido, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha ofrecido a Rajoy un gran pacto de Estado para impulsar el crecimiento económico y establecer una austeridad justa. El líder de la oposición ha dedicado más tiempo a criticar la gestión de la reestructuración del sector financiero, especialmente en el caso de Bankia, que a criticar los ajustes anunciados por Rajoy, que calificó de «recortes sin ton ni son, rectificaciones, cambios e improvisaciones». Ha criticado la subida del IVA porque ya lo hizo el anterior Gobierno, del que formó parte, y se demostró poco efectivo para aumentar la recaudación. En lugar de ello, ha propuesto mayores subidas de los impuestos especiales y un mayor esfuerzo fiscal para los que más tienen. Rubalcaba ha criticado asimismo la reducción de la prestación por desempleo y ha reclamado que se mantenga el subsidio de 426 euros para parados que han agotado la prestación.

Las críticas más duras al Gobierno han llegado con la intervención del líder de IU, Cayo Lara, y la de UPyD, Rosa Díez. El primero ha advertido al presidente de que sus recortes son «gasolina para las calles», en alusión a las protestas que provocará, y la segunda le ha acusado de cebarse con los más débiles y los desempleados mientras se niega a suprimir diputaciones o reducir la estructura de un Estado que ha juzgado «inviable» para no perder poder político partidista.

El portavoz del BNG, Francisco Jorquera ha acusado al Gobierno de rescatar a la banca privada «a costa del sacrificio de los derechos del pueblo», de «desamortizar el patrimonio público» y de admitir que se haga del Estado español una «Grecia 2». Jonquera ha acusado a Rajoy de «insultar a los trabajadores», ha tachado los recortes de «socialmente injustos» y ha advertido de que acentuarán el desplome de la economía.

Más información:

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
87 votos

El Gobierno de Rajoy impone una subida el IVA del 18 % al 21 %