Los sindicatos de NCG creen que la dimisión de Gayoso llega tarde

Aseguran que tomó ese camino porque «non lle queda outro remedio»


redacción / la voz

El adiós de Julio Fernández Gayoso como copresidente de Novacaixagalicia llega tarde y es una marcha forzada por la imputación de la Fiscalía por un posible caso de corrupción. Ese es el sentir general de los sindicatos con representación en Novagalicia Banco al abandono a regañadientes del que durante 64 años se hizo camino en el sector financiero.

«Intentou aferrarse ao cargo e agora toma esta decisión porque non lle queda máis remedio; nós xa pedimos a súa marcha ao inicio do proceso como corresponsable dunha xestión nefasta; tivo que dimitir antes el e todo o consello», sostiene Clodomiro Montero, de la Confederación Intersindical Galega (CIG).

En tono más contenido se pronunció Carlos Peso, de CSICA, quien cree que ahora se abre una nueva etapa, llena de incertidumbre, tras un adiós que se debía haber producido mucho antes y que se ha desencadenado al haber entrado en un callejón sin salida.

Por su parte, Luis Mariño, de Comisiones Obreras (CC.?OO.), se muestra mucho más contundente. «Todos los gestores de las entidades financieras deberían haberse marchado por su propio pie mucho antes por su responsabilidad en cómo han dejado las cosas, pero ahora ya sabemos por qué se perpetuaron en el poder», sostiene en clara referencia a las indemnizaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Los sindicatos de NCG creen que la dimisión de Gayoso llega tarde