Gayoso cede a la presión y dimite sin dar explicaciones por su imputación

«Es el momento idóneo», dijo al comunicar su renuncia al consejo de administración


redacción / la voz

Julio Fernández Gayoso ya es historia en Novacaixagalicia. El copresidente de la entidad llegó ayer a la sede central de NCG Banco, como todos los días, a las ocho de la mañana y poco después de las once presentó su dimisión acorralado por un consejo de administración dividido y mayoritariamente a la contra, que acudió a la reunión ordinaria con la convicción de que, después de eso, ya nada volvería a ser lo mismo.

Y así fue. Sin dar tiempo a que los consejeros más críticos solicitaran su salida, el eterno mandatario de la caja comunicó su dimisión como presidente de Novacaixagalicia y también como miembro del consejo. «Es el momento idóneo, después de 65 años trabajando siempre en defensa de esta entidad », dijo un Fernández Gayoso visiblemente afectado, según el relato de los asistentes.

El ya expresidente tuvo palabras de agradecimiento para sus colaboradores, pero evitó hacer la más mínima alusión al proceso judicial abierto por la Audiencia Nacional en el que figura, junto a los exdirectivos José Luis Pego, Gregorio Gorriarán, Óscar Rodríguez Estrada y Javier García de Paredes, como imputado por presunta administración desleal o apropiación indebida.

¿Cómo fue el último consejo presidido por Gayoso? Comenzó poco después de la hora marcada, las once de la mañana, porque minutos antes convocó a sus leales en su despacho para comunicarles su marcha». Nada más empezar, leyó a los consejeros la carta de renuncia de Mauro Varela a la otra copresidencia de la NCG, para, acto seguido, anunciarles su propia dimisión.

El consejo continuó con otros puntos del orden del día y se prolongó hasta las 13.30 horas. Al finalizar, Gayoso se quedó un rato más en su despacho organizando su marcha. Para despedirlo no estaba Paqui, su secretaria de toda la vida, que se jubiló meses atrás.

Tras el consejo, Fernández Gayoso hizo un pequeño corrillo con sus más allegados, a quienes reconoció que la presión por parte de su familia para que abandonara el cargo había sido determinante. Pero, según algunos miembros del consejo, el excopresidente todavía no tenía clara su postura ni el miércoles por la noche ni incluso ayer a primera hora de la mañana. Midió las fuerzas hasta el último momento, y al final se vio vencido por las presiones.

A las 15.30 abandonó la entidad en coche, dando esquinazo a la prensa tras horas de guardia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

Gayoso cede a la presión y dimite sin dar explicaciones por su imputación