Los consejeros de la CAM culpan a la dirección de los riesgos que asumió la caja

Alegan que ellos no tenían «conocimientos» para analizar ni cuestionar las operaciones de crédito que les presentaban

la voz

«[El consejo] se limitaba a informar los expedientes de acuerdo con la documentación»

Ángel Martínez

«Eran operaciones muy complejas y ratificábamos la propuesta que se daba»

Benito Nemesio

Los consejeros de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), adjudicada por el Estado al Banco de Sabadell por 1 euro después de recibir una inyección de 5.250 millones de euros de dinero público para tapar las enormes pérdidas ocasionadas por su exposición a los activos inmobiliarios de riesgo, no tuvieron nada que ver en esa estrategia.

Eso es lo que aseguraron ayer varios consejeros ante la comisión del Parlamento valenciano que investiga su gestión, informa Efe. Se desentendieron de cualquier responsabilidad y atribuyeron a los directivos de la caja las operaciones que la llevaron a la ruina.

El ex vicepresidente primero, Ángel Martínez, dijo que todas las decisiones que adoptó el consejo contaban con un informe favorable del equipo directivo de la entidad, encargado de «la estructura de funcionamiento» de la misma. Nombrado consejero en febrero del 2007, Martínez aseguró que «jamás» recibió «presiones políticas» para invertir en determinados proyectos.

«Analizar y dirigir»

«Nuestra labor era analizar, dirigir y gestionar la obra social, pero a la hora de la propuesta o denegación de un crédito jamás ningún miembro del consejo tuvo capacidad de decisión», insistió Martínez, que contextualizó lo ocurrido en la CAM en «una etapa de crecimiento, donde la oferta de dinero a empresarios y promotores era constante».

El ex vicepresidente segundo, Benito Nemesio, que entró a formar parte del consejo en las mismas fechas, explicó que las operaciones de crédito que aprobaron y que acabaron lastrando las cuentas de la compañía, «venían con todas las bendiciones» de los técnicos de la entidad, y ha admitido que él carecía de «los conocimientos adecuados» para cuestionarlos.

Nemesio afirmó que los préstamos se aprobaron desde la «inocencia», y cuando el diputado socialista Álvaro Luna le recriminó que esa supuesta falta de conocimientos no le impedía cobrar importantes percepciones de la caja, alegó que él contaba con la «preparación» legal que establecía la ley de cajas, que «no exige ninguna formación específica» para ser consejero.

Como vocal de la CAM, Nemesio cobró 20.000 euros al año, a los que se sumaban entre 7.000 y 9.000 euros en dietas. Cuando pasó a ser vicepresidente en el 2010, su retribución subió por encima de los 60.000 euros anuales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los consejeros de la CAM culpan a la dirección de los riesgos que asumió la caja