Cataluña recorta 1.500 millones con nuevas tasas, despidos y privatizaciones

Artur Mas ha advertido que los recortes no traspasan la línea roja de los derechos básicos y los servicios esenciales


El gobierno catalán que preside Artur Mas ha aprobado hoy su tercer plan de ajuste en dos años para recortar 1.500 millones de euros, que prevé la reducción de plantillas de empresas públicas, privatizaciones de patrimonio de la Generalitat y nuevas tasas, como una matrícula en la FP superior.

De manera excepcional, el presidente catalán ha comparecido tras la reunión de hoy del Govern, acompañado del conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, para dar detalles del último paquete de medidas de contención del déficit para ahorrar 1.500 millones de euros adicionales, de acuerdo con las exigencias del Ejecutivo central. Este nuevo ajuste se une a los 2.680 que ya redujo hace un año y a los 1.000 millones que ahorró en sueldos públicos. El recorte total llevado a cabo por Artur Mas se eleva, de esta forma, a unos 5.000 millones de euros.

Aunque hace apenas algunas semanas el Govern cuestionó el impacto presupuestario en Cataluña de los decretos aprobados por el Gobierno en salud, educación y universidades, y lo cifró en unos 150 millones de euros, un 10 % de lo estimado por Madrid, hoy Mas ha asegurado que, de momento, dará por buenas las previsiones económicas de Hacienda, aunque no las considera reales.

Además de estas medidas, el Govern ha explicado que Cataluña asumirá los recortes del Gobierno central en educación y sanidad, por lo que se incrementará el número de niños por aula y se encarecerán las matrículas universitarias, aplicará tasas a los ciclos de formación profesional, suspenderá las subvenciones y ajustará las plantillas de las empresas públicas, que recibirán menos transferencias, y venta de patrimonio público. También reducirá un 5% las pagas extras de los funcionarios. Estas reducciones se extenderán a los funcionarios del Estado que reciben complementos autonómicos.

El presidente catalán se ha limitado a exponer los ámbitos afectados por el plan, pero ni él ni Mas-Colell han dado detalles del impacto económico que tendrá cada medida, alegando que el Govern está perfilando aún el plan de ajuste que se presentará el jueves en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera. El Govern confía en la privatización de diversas empresas públicas para aumentar sus ingresos en 2012, aunque no ha explicado cuántos ingresos extra espera obtener por esta vía.

Mas ha comentado incluso que, si bien su intención es hacer lo máximo para cumplir el límite de déficit del 1,5 % del PIB para este año, no lo puede garantizar por completo, dado los interrogantes y el cierto grado de incertidumbre del contexto, y ha asegurado que el criterio del Govern es «procurar no tener que despedir a la gente» pero en algunos casos será «inevitable».

De esta manera ha querido «dar la cara» para explicar, según ha dicho, unas medidas tomadas por «obligación» en circunstancias extremas y por «errores de los demás» aunque ha garantizado a los catalanes que este plan, aun provocando «incomodidades», no traspasará las «líneas rojas» de los derechos básicos y los servicios esenciales.

El conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, aprovechó además la rueda de prensa para desmentir que Cataluña vaya a ser intervenida e insistió en que la reclamación del pago de la deuda del Estatut figurará en el plan de ajuste que presentará el jueves al Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

Cataluña recorta 1.500 millones con nuevas tasas, despidos y privatizaciones