La herencia envenenada de Mafo abre una guerra entre PP y PSOE


santiago / la voz

La herencia envenenada del gobernador del Banco de España, contrastada por un errático rumbo en la regulación del sistema financiero y clamorosos fallos en la supervisión de su salud, ha abierto una guerra política entre el PP y el PSOE, que ayer desencadenó una nueva refriega.

¿el amigo de zapatero?

El PP calla y dispara. Mientras De Guindos, Soraya Sáez o Cospedal hablan claro sobre Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo) desde el silencio, el PP ha puesto a disparar a su segunda fila. Anteayer, Vicente Martínez Pujalte, al constatar que la situación de Bankia es inexplicable sin que haya habido una negligencia manifiesta en la labor de control. Y ayer, Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, quien atribuye las dudas sobre el sistema financiero a la parcialidad del regulador, «un amigo de Zapatero y no una persona independiente».

EL PSOE LO CULPA TAMBIÉN

Críticas a Blesa y Rato. En las filas socialistas también se cuestiona la labor de Mafo. El más explícito fue el alcalde de Toledo y secretario de los socialistas manchegos, Emiliano García Page. «El policía puede ser un inútil, que puede serlo; lo ha demostrado probablemente antes, pero eso no evita quién es el delincuente», dijo. Al fuego cruzado sobre la figura de Mafo abierto a raíz del caso Bankia se sumaron José Antonio Griñán, el presidente andaluz, quien cree que cuando un equipo pierde -en clara referencia a Blesa y a Rato- la culpa no puede ser del árbitro. Y Roberto Jiménez, vicepresidente del Gobierno navarro, que pone el acento en los gestores del PP, ideológicamente corresponsables de la crisis, y al mando de la entidad desde hace 20 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La herencia envenenada de Mafo abre una guerra entre PP y PSOE