La salvación de Bankia con dinero público impulsa una salida para Novagalicia Banco

Rato, forzado a dar paso a Goirigolzarri, que dirigirá un rescate de más de 7.000 millones

Rajoy 2

REDACCIÓN / LA VOZ

El Fondo Monetario Internacional lo había reclamado días atrás y los más de 37.000 millones de euros de exposición al ladrillo reconocidos el pasado viernes en unas cuentas no auditadas no hicieron más que precipitar el vuelco sufrido ayer por Bankia. El cuarto mayor banco de España por volumen de activos será rescatado con fondos públicos. La confirmación de este nuevo plan de saneamiento por parte del Ministerio de Economía forzó la dimisión de Rodrigo Rato que, tras anunciar su salida, deja la presidencia en manos de José Ignacio Goirigolzarri, exconsejero delegado del BBVA.

Fuentes ministeriales admitieron ayer que la entidad contará con nuevas ayudas por más de 7.000 millones de euros (la cifra requerida podría llegar a los 10.000), en forma de bonos convertibles contingentes (cocos, en el argot financiero) por los que Bankia deberá pagar un interés anual de alrededor del 8 %. Este rescate, en forma de préstamo, está recogido en las fórmulas que propone la reforma financiera (FROB 3) y se suma a los casi 4.500 millones de euros que Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, recibió en el año 2010 en la primera ronda de ayudas públicas y por las que ya paga un interés del 8 %.

La decisión del Gobierno de poner las cartas sobre la mesa y reconocer que el mayor problema en la reestructuración del sistema financiero español era Bankia impulsará que, en las próximas semanas, se pueda conocer la salida que el Gobierno le dará a Novagalicia Banco. Es una señal positiva para la entidad gallega, que lleva meses esperando a que le den el visto bueno a un plan que pasa por la captación de inversores internacionales. La aprobación de este proyecto se hace cada vez más evidente, más aún teniendo en cuenta que podría tener coste cero para las arcas públicas.

Fuentes ministeriales reconocían ayer que, desde el primer momento, el Gobierno ha querido separar el problema de Bankia del que arrastra el resto del sector financiero, al que tratará de dar solución el Consejo de Ministros de este viernes mediante un decreto que permita la limpieza definitiva de los activos de los bancos ligados al sector inmobiliario.

Ganó De Guindos

Hace semanas que la continuidad de Rato al frente de Bankia estaba en entredicho. Se abordó el asunto en el Consejo de Ministros de hace quince días, aunque fuentes del sector apuntan a una reunión clave celebrada el pasado viernes entre De Guindos y la élite financiera, en la que el ministro recabó apoyos para su plan.

Fuentes del mercado explican que la solución a la institución madrileña pasaba por su continuidad en solitario, su fusión o división. Pero de seguir en solitario sería necesario el cambio de su equipo de gestión. Se apostaba por la continuidad de Rato, lo que ayer se constató como imposible. ¿Por qué? Fuentes conocedoras de la situación apuntan al enfrentamiento entre Rato y De Guindos. El primero se siente traicionado por el ministro, y este advertía que, aunque había sido su jefe, no tenía por qué tener ningún trato a favor del primero. «Triunfó De Guindos, incluso en contra de criterios de miembros importantes de su partido», afirman.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos

La salvación de Bankia con dinero público impulsa una salida para Novagalicia Banco