«Miedo hay que tener un poco, pero no hay lugar para el nerviosismo»

La Voz

ECONOMÍA

08 may 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

de militar pasó a la construcción y llegó al Índico. Este albaceteño es uno de los vigilantes embarcados en los atuneros.

-¿Cómo es un día en su trabajo? ­-Muy monótono. Cada uno tiene su manera de sobrellevarlo. En las horas que tenemos de descanso, la gente realiza diferentes actividades, bien haciendo algo de deporte, estudiando... Se realizan prácticas de todo tipo para mantener a la gente entrenada en diferentes situaciones, lo que nos permite estar coordinados a la hora de enfrentarnos a cualquier tipo de alerta.

-¿Se ha visto en algún aprieto?

-Sí, pero afortunadamente solventado con éxito.

-¿Ha tenido que disparar?