Argentina aprueba la ley de expropiación de YPF a Repsol

agustín Bottineli BUENOS AIRES / CORRESPONSAL

ECONOMÍA

LEO LA VALLE

Declara de interés público y nacional la soberanía sobre los hidrocarburos

04 may 2012 . Actualizado a las 06:55 h.

La Cámara de Diputados debatía anoche ley para la expropiación del 51 % de las acciones de Repsol en la petrolera YPF y de YPF Gas, y declarar de interés público y nacional la soberanía sobre los hidrocarburos de la República Argentina.

El proyecto, que ya contaba con media sanción el Senado, necesitó dos días de debate para que la gran mayoría de los 257 diputados hicieran uso de la palabra y defendieran su posición. Durante la jornada del miércoles, fueron 60 diputados pertenecientes a los más de 20 interbloques que componen el cuerpo legislativo los que hicieron pública su intención de voto.

Finalmente, cuando el debate de ayer superaba las diez horas, el kirchnerismo con el Frente Para la Victoria como mayoría, se acercaba a reunir entre 210 y 215 votos positivos, en lo que constituiría una votación histórica por el amplio consenso que reunirá un proyecto de esta envergadura. Entre 34 y 38 serían negativos; entre 4 y 6 abstenciones, y entre 4 y 10 ausencias.

Pero a pesar de este abultado resultado, el Gobierno no pudo evitar un debate por momentos amargo, plagado de críticas desde todos los bloques de la oposición, incluso los que anunciaron su voto a favor en general. El procedimiento de expropiación sin negociación con Repsol y el reparto de acciones estatalizadas a las provincias petroleras con la no inclusión del resto de las gobernaciones a ese club estuvieron toda la sesión en el centro de la escena.

Por momentos, el debate alcanzó un clima de mucha tensión como cuando se escuchó el discurso de Elisa Carrió, una de las más severas opositoras al Gobierno, que reclamó casi a gritos que «Antonio Brufau y Julio De Vido (interventor de YPF y ministro de Planificación) deben ir presos por el vaciamiento de la empresa».

El hijo del expresidente, ahora diputado nacional del radicalismo, Ricardo Alfonsín, afirmó que «vamos a votar a favor por principios, porque creemos que el Estado tiene la función principal de defender el interés general», pero también recordó que el «expresidente Néstor Kirchner y su esposa y sucesora, Cristina Fernández, acompañaron con fervor y entusiasmo la privatización de YPF, acompañaron el desmantelamiento de los activos del Estado».

En la campaña electoral del año pasado, recordó, «nos decían no hay crisis, nos decían agoreros, nos decían ¿qué tiene de malo importar? No autoabastecerse no es grave. Eso nos decían. Ahora se rasgan las vestiduras por la soberanía y el autoabastecimiento energético. Cuesta creer que sean las mismas personas las que decían cosas tan contradictorias. Ahora admiten el daño», terminó.

Con la ley de expropiación aprobada, la presidente Cristina Fernández de Kirchner acaba de dar un primer paso en lo que muchos suponen será una serie de nacionalizaciones en el sector energético, y ahora sabe, además, que sorteará sin problemas el trámite legislativo con el apoyo de buena parte de la oposición.