Los bancos auxiliados reducen el crédito y Novagalicia lo mantiene a particulares


El Gobierno ha aprobado desde el 2009 ocho reformas financieras con el objetivo primero de lograr reactivar el crédito. Se ha conseguido crear entidades de mayor tamaño, convertir casi todas las cajas en bancos (quedan dos diminutas en el Mediterráneo), y reducir el número de actores de forma espectacular; solo en cajas se ha pasado de 45 a una decena hoy. Pero del crédito no hay noticias.

Un dato revela ese fracaso. Ninguna de las entidades que desde el inicio de la crisis han recibido fondos públicos -siete antiguas cajas- han ayudado a reactivar este flujo esencial para la economía. Por término medio, el descenso ha sido del 5 % durante el último ejercicio. Lo sucedido en el 2011 es significativo porque es cuando todas esas entidades comenzaban a funcionar al 100 %, caso de Bankia, Banca Cívica o NCG Banco (era Novacaixagalicia cuando se le concedieron las ayudas).

El aumento del crédito era (y parece obvio que así lo fuera) una de las condiciones para poder acceder a las ayudas del llamado FROB 1, junto a una reestructuración total (fusión, ajuste de red y de personal, incremento de tamaño...). Ese auxilio se dio en forma de participaciones preferentes, hoy un muy cuestionado producto. La entidad las emitía y las compraba el Estado. A cambio, se le pagaba un interés medio anual del 8 % durante 5 ejercicios. Y en el 2015 cada banco beneficiado recomprará todo lo desembolsado. Se metieron en esas 7 entidades casi 10.000 millones de euros (tanto como el presupuesto anual de la Xunta).

De las siete entidades que recibieron ese tipo de inyección de dinero público, solo dos han detallado el comportamiento de su crédito a particulares. Se trata de BMN -un banco centrado en el arco mediterráneo y liderado por Caja Murcia- NCG Banco. En el caso del primero, la concesión de préstamos a familias y pymes cayó un 0,4 %. En Novagalicia hubo un ligerísimo aumento, del 0,1 %, según se desprende de la presentación de resultados del año 2011. Del resto se ignoran las cifras porque no las desglosan. En el caso de la firma gallega hay que recordar que funcionó con un equipo directivo hasta septiembre -el que tenía a José Luis Pego como director general-, y con otro a partir de entonces, con Castellano y César González-Bueno como primeros ejecutivos. La prioridad desde entonces han sido las pymes y las familias, en detrimento de grandes empresas.

Negocio para el Estado

No ha habido más crédito en el mercado, no. Pero a cambio el Estado ha hecho negocio. Durante el 2011 se embolsó casi 770 millones de euros en intereses cobrados a las entidades por ese FROB. La mitad de lo que da la Xunta a las universidades gallegas, por ejemplo. En el 2012 percibirá menos porque habrá dos entidades liquidadas, Unnim y Catalunya Caixa, que ya no pagarán ese FROB. Y está por ver lo que sucede con otras, también en el aire.

FROB 1

Para 7 entidades

En forma de préstamo, con un interés al 8 %. Se inyectaron 9.674 millones en el 2010.

FROB 2

Para 3 entidades

NCG, Catalunya Caixa y Unnim. En forma de capital directo del Estado. Son del 2011.

FROB 3

Una, de momento

Son obligaciones convertibles en acciones. Del 2012. Solo se le han dado a Caja España para unirse a Unicaja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Los bancos auxiliados reducen el crédito y Novagalicia lo mantiene a particulares