Vaca Muerta, el tesoro escondido de YPF que codicia Cristina

El mayor descubrimiento de la historia de Repsol ha cavado la tumba argentina de la multinacional


redacción / la voz

Después de meses mareando la perdiz, la presidenta argentina, ya tiene lo que quería: los codiciados pozos del megayacimiento de Vaca Muerta. Aquel que, en noviembre pasado, Repsol anunciaba a bombo y platillo como el mayor descubrimiento de petróleo de su historia y que, a decir de los analistas, ha sido el que ha cavado la tumba argentina de la multinacional. Porque, por mucho que la viuda de Kirchner se empeñe en barnizar su decisión con toneladas de reproches a Repsol por su racanería a la hora de invertir en suelo argentino, lo cierto es que ha sido el potencial de Vaca Muerta lo que ha despertado sus ansias de expropiación. Fue precisamente después del hallazgo cuando se recrudeció el hostigamiento.

El yacimiento en cuestión duerme en las entrañas de las provincias argentinas de Neuquén y Mendoza, en un área que ocupa 30.000 kilómetros cuadrados, más que Galicia. YPF controla 12.000.

«Estamos, muy pero que muy contentos con este hallazgo». Proclamó en su día la presidenta. Y no es para menos porque, si los cálculos -todavía en mantillas- no fallan, su potencial permitirá a Argentina pasar la página de su déficit energético.

Para conocer las posibilidades de Vaca Muerta, Repsol encargó a los expertos de Ryder Scott, auditora internacional de reservas y recursos de hidrocarburos, una evaluación sobre el terreno. El resultado no defraudó. A partir de un estudio realizado en un área de poco más de 8.000 kilómetros cuadrados, algo más de un cuarto de la extensión total, la firma reveló que el país austral podría duplicar en diez años la producción de petróleo y gas. No hay que extrañarse, por tanto, que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, vinculase ayer el golpe asestado a su compañía por Fernández Kirchner al «goloso» descubrimiento de hidrocarburos de Vaca Muerta.

Inversión millonaria

Ahora, eso sí, se precisará una inversión de 25.000 millones de dólares anuales (uno 19.200 millones de euros). Y es que el despliegue de medios que precisa el megayacimiento es histórico. Habrá que perforar por lo menos 2.000 pozos de petróleo y otros 1.000 de gas. Y se necesitarán cien equipos adicionales de perforación, cuando ahora se emplean 80.

Repsol ya había comenzado a ordeñar la vaca. El año pasado extrajo 700.000 barriles de petróleo de la zona y, lo que es más importante, engordó su cifra de reservas en 116 millones de barriles.

«Estamos muy, pero que muy contentos con este hallazgo»

Cristina Fdez. de Kirchner

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
55 votos

Vaca Muerta, el tesoro escondido de YPF que codicia Cristina