La UE respalda a España con gestos, pero sin medidas para presionar a Argentina

Juan oliver REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

El FMI recuerda a Kirchner que las nacionalizaciones frenan el crecimiento

18 abr 2012 . Actualizado a las 07:01 h.

España recibió ayer de sus socios europeos una tibia palmadita en la espalda en forma de declaraciones altisonantes, que no se traducirá en medidas concretas de presión a Argentina por la nacionalización de YPF. Solo en gestos presumiblemente inofensivos, como la suspensión de una minicumbre técnica prevista para este viernes y la celebración de un debate que se celebrará hoy, a petición del PP, en el Parlamento Europeo.

La UE podría ejercer esa presión porque los Veintisiete acumulan cerca de la mitad de las inversiones extranjeras en el país (casi 50.000 millones de euros en el 2010), con un saldo comercial de 2.400 millones a favor de Argentina el año pasado. Pero la Comisión Europea no tiene potestad legal para reaccionar, y a eso se añade que toda Europa asume, porque España lleva lustros reclamando ese papel, que las relaciones entre Buenos Aires y Bruselas pasan siempre por Madrid.

Consciente de ese guion, el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, se mostró «seriamente decepcionado» por la actitud del Gobierno de Kirchner, y la instó a «respetar sus compromisos». Pero se cuidó de dejar caer que estos son «bilaterales». O sea, españoles.