«Evo no es un experimento para unos meses, hemos venido para quedarnos»


Por si fuera poco reto buscar inversores, sanear su balance de activos inmobiliarios y asentarse en el mercado, NCG Banco decidió en noviembre separar sus negocios por áreas geográficas. En el noroeste (Galicia, Asturias y León) funciona como Novagalicia; fuera, como Evo Banco, un nombre «corto y fácil de recordar» que evoca «el concepto de evolución de la banca», dice José Luis Abelleira (Ourense, 1967), el responsable de esta nueva entidad.

-¿Y por qué esta nueva marca no tiene en su nombre referencias a Galicia?

-Porque son dos realidades distintas, dos mercados distintos con estrategias distintas.

-¿No será para evitar que fuera les asocien a NCG, un banco cuya imagen no está en su mejor momento?

-No. En las investigaciones previas que hicimos preguntamos si tener el nombre de Novagalicia perjudicaba o ayudaba. Y la respuesta fue que no. Los clientes a los que nos dirigimos buscan una nueva banca, nuevos productos... Pero no les preocupa si es de un sitio o de otro, sino la oferta que les pones encima de la mesa.

-Llevan menos de un mes de funcionamiento. ¿Qué será un éxito para Evo?

-Es complejo teniendo en cuenta el entorno en el que nos movemos. Podemos duplicar o triplicar nuestra cuota de negocio, es nuestra idea. Hicimos 12 investigaciones diferentes y detectamos que la banca está cambiando, y no solo por la reestructuración, fusiones, capital... Sino también en la forma de hacer banca y de relacionarse con los clientes. Los estudios nos dicen que 60 % de los clientes estarían dispuestos a cambiarse de entidad, sea grande, pequeña...

-O que sea de donde sea...

-Sí, no pesa tanto el origen. Para el nicho de clientes que buscamos no es fundamental.

-¿No es un lío más que en algunas provincias Evo y Novagalicia convivan? ¿No se harán competencia?

-No. Habrá 120 oficinas Evo, y de 60 a 70 oficinas de Novagalicia, para esos clientes de toda la vida y para los clientes de Galicia que en algún momento precisen de servicios fuera.

-¿Sería frustrante que después de tanto esfuerzo en unos meses llegara otro banco, se comiera NCG y se acabara Evo?

-No estamos haciendo proyectos para unos meses, lo hacemos porque creemos que podemos tener una posición propia en España. Lo que pueda pasar en unos meses nadie lo sabe, pero nosotros tenemos un proyecto sólido y con futuro.

-Si el proyecto Evo va mal, ¿se puede echar atrás el experimento y volver a ser todo Novagalicia?

-Evo no es un experimento para unos meses, es un modelo que no tiene marcha atrás. Hemos venido para quedarnos.

-¿Veremos Evo en el 2013?

-Sin duda.

-En Madrid no se ve tan claro. Supongo que usted, que trabaja desde esa ciudad, ha detectado esa corriente que cree que al banco le quedan días...

-Si gestionáramos la empresa por rumores, tendríamos que reaccionar a diario. El plan de NCG es seguir en solitario, y no se contempla otro escenario. Si lo tuviéramos tan claro no estaríamos lanzando un nuevo banco.

-Si el modelo Evo funciona, ¿no teme la reacción de la banca, que diga que es gracias a las ayudas que ha recibido?

-Ninguna de las cosas que hacemos están hechas apoyadas en los recursos públicos. Tampoco estamos yendo al mercado con el mejor precio, que además te lo impide la normativa del FROB. Buscamos un posicionamiento diferente.

-El modelo Evo recuerda mucho a ING, que también recibió ayudas y cuyo responsable es hoy el consejero delegado de NCG.

-Es un buen modelo de reinventar la banca. El nuestro se parece porque se apoya en la banca on-line, pero también en la banca física, en las sucursales.

-La dirección ha dicho que el número de sucursales en Novagalicia, el noroeste, se quedará como está. ¿Cuántas oficinas cerrarán fuera del noroeste?

-Tenemos 330 y nos quedaremos en unas 180. Es la cifra óptima para ser eficientes.

josé luis abelleira director general de evo banco

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

«Evo no es un experimento para unos meses, hemos venido para quedarnos»