«España se va a encontrar en la disyuntiva de aceptar o no un rescate»


pontevedra / La voz

El politólogo belga Eric Toussaint participó ayer en Pontevedra en la Semana Galega de Filosofía, en la que cuestionó la «complicidad» entre poder económico y poder político en Europa. «El poder político -señaló Toussaint, presidente del Comité para la Condonación de la Deuda del Tercer Mundo- está totalmente mezclado con el económico. Ministros de Gobiernos terminan siendo miembros de consejos de empresas privadas o directores de empresas financieras terminan como ministros o jefes de Gobierno. Hay gente de Goldman o Lehman Brothers en varios Ejecutivos».

-Su propuesta es que se auditen las deudas públicas, con la participación ciudadana, para «anular la parte ilegítima». ¿Qué quiere decir?

-Un Gobierno legal puede, respetando la legalidad, haber contratado deudas públicas para llevar a cabo una política ilegítima, que favorece a una minúscula minoría. Mi mensaje es que es fundamental que los ciudadanos consideren que la deuda es un tema crucial en el debate público. La ciudadanía tiene que preguntarse de dónde viene esa deuda, por qué aumentó, en favor de quién, si se incrementó respetando principios de equidad, de justicia social o favoreciendo intereses privados, Y entonces, preguntándose sobre la legitimidad de esta, movilizarse para lograr que no se pague la parte ilegítima de la deuda. ¿Por qué es vital este proceso? Porque en los Gobiernos actuales la orientación es reducir gastos sociales. Nunca se cuestionan reducir el gasto que supone el pago de una deuda ilegítima. Si se logra que la ciudadanía obligue al Gobierno a hacerlo volveremos a tener margen financiero para mejorar la salud y la educación pública y dispondremos de instrumentos para crear empleo y estimular la actividad de las microempresas y empresas medianas que, en un país como España, representan a la mayor parte de los asalariados. Los Gobiernos no van a cambiar de orientación, salvo si hay presión. Como la que hubo en España a partir del 15-M.

-¿Está abocada España a un rescate?

-Sí, claro, España va a estar ante la disyuntiva de aceptar o rechazar -no sabemos si dentro de unos meses o un año o dos- una propuesta de rescate de la troika [BCE, Comisión Europea y FMI]). Claro que la presión que ejercerán los mercados financieros contra España será muy fuerte. Lo estamos viviendo estos días. Las tensiones en la tasa de interés que exigen los mercados al país para otorgarle financiación aumenta, y el chantaje será permanente. Tendrá bajas y alzas, pero habrá un chantaje muy fuerte, porque España aparece como otro eslabón débil de la eurozona, después de Grecia, Portugal e Irlanda, junto con Italia.

-Pone a Argentina como ejemplo de que se puede vivir al margen de los mercados.

-En Argentina es casi un chiste. La presión de la calle acabó con la de De la Rúa. Hubo un levantamiento en las calles y el nuevo Gobierno decidió suspender el pago de la deuda desde diciembre del 2001 hasta llegar a imponer a los tenedores de bonos (que tenían 100.000 millones de dólares en sus manos) una reducción del 65 %. Y a partir del 2003 tuvo un crecimiento económico del 8 % anual, sin tener acceso a los mercados financieros. Argentina no emite más deuda para venderla a los banqueros. Financia su desarrollo de otra manera. Y demuestra que es posible ser indisciplinado frente a los mercados financieros, cuando el credo de los Gobiernos actuales es ser totalmente disciplinado y estar completamente sometido a su voluntad.

eric toussaint comité para la condonación de la deuda del tercer mundo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«España se va a encontrar en la disyuntiva de aceptar o no un rescate»