Los recortes del Presupuesto amenazan 4.000 empleos que financia la Xunta en Galicia

Las grandes cuentas del Estado reducen un 78 % los fondos para políticas activas de empleo


redacción / la voz

El recorte presupuestario en las cuentas del Estado para el 2012 dejará a la Xunta sin buena parte de los fondos que recibía hasta ahora para financiar los programas integrales de empleo, en los que participan la práctica totalidad de los ayuntamientos gallegos y que, entre otras cosas, sufragaban la contratación temporal de personas para tareas diversas. Desde socorristas de playa para la temporada estival a jardineros, pasando por los miembros de los grupos de intervención rápida municipal, el ajuste pone en peligro alrededor de 4.000 puestos de trabajo en Galicia.

Esas contrataciones se financiaban con cargo al capítulo de los Presupuestos Generales del Estado destinado a las transferencias a las comunidades autónomas para el desarrollo de políticas de fomento de la inserción y de la estabilidad laboral, que ha sufrido un recorte del 54,4 %: de los casi 3.185 millones de euros del 2011, pasa a menos de 1.450 millones este ejercicio.

La mayor parte del ajuste corresponde a las partidas para los planes integrales y las políticas activas de empleo, que caen desde los 1.676 millones que sumaban ambos conceptos el año pasado, a apenas 364 millones. Es decir, un 78 % (1.312 millones) menos.

Esos programas también financiaban en Galicia los obradoiros y escuelas de empleo, de los que se benefician en toda la comunidad entre 1.300 y 1.500 personas. Junto a otros programas que se costeaban con ese dinero, el total de afectados puede rondar los 9.000 trabajadores.

Baremo por decidir

Si el recorte se aplicara de manera lineal entre todas las comunidades autónomas (el Gobierno aún debe explicar en la mesa sectorial del empleo cuáles son los criterios mediante los que distribuirá el ajuste), a Galicia podría suponerle una merma cercana a los 80 millones de euros.

Si el baremo de medida fuese la proporcionalidad, rondaría los 100 millones; es decir, alrededor de la mitad de lo que la Xunta había presupuestado este año para invertir en formación y en planes de empleo destinados a la reinserción laboral de parados, en parte mediante convenios con los ayuntamientos gallegos.

Además, los Presupuestos Generales del Estado para el 2012 reducen las dotaciones que recibían las comunidades autónomas para formación profesional para el empleo (caen de 1.076 a 966 millones); para la modernización de los servicios públicos de empleo (de 93,4 millones a 30 millones); las destinadas a trabajadores afectados por deslocalizaciones de sus empresas (de 17 millones a 9 millones de euros); y las dirigidas a actuaciones en centros nacionales de formación (pasan de los 16,4 millones del 2011 a 8,5 millones este año).

También desaparece una partida de 4,2 millones destinada a sufragar la evaluación de las competencias profesionales de los trabajadores adquiridas a través de la experiencia laboral. Se mantienen los 42 millones destinados específicamente a Canarias, y se crea un capítulo nuevo dotado con 3 millones para «la dinamización e impulso» de la zona de influencia de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, cuyo cierre está previsto para el 2013.

Prestaciones

También desaparece la financiación del «plan extraordinario de orientación y formación profesional para hacer frente al incremento del paro registrado», que contaba con 50 millones y que se sustituye por un nuevo capítulo, dotado con 71,4 millones (un 42 % más) de «refuerzo de la atención a la demanda y oferta en el sistema nacional de empleo» y para «seguimiento de perceptores de prestaciones».

Según los últimos datos del Servicio Público de Empleo Estatal, el paro registrado creció en Galicia un 11 % en los últimos doce meses, y alcanza ya a más de 276.000 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos

Los recortes del Presupuesto amenazan 4.000 empleos que financia la Xunta en Galicia