Citroën se hunde en la crisis

Su división de automóviles registró en el 2011 unas pérdidas por 92 millones de euros, frente a los beneficios de 621 millones en el ejercicio anterior


Ansgar Haase | dpa

El mayor fabricante de automóviles francés PSA Peugeot Citroën busca desesperadamente salir de la crisis. Mientras competidores como Volkswagen y Renault celebran récords de ventas, el «número dos» del sector en Europa comunica una mala noticia después de la otra. Según el balance publicado hoy, su división de automóviles registró el año pasado unas pérdidas por 92 millones de euros, frente a los beneficios de 621 millones en el ejercicio anterior. Antes, el grupo había anunciado un retroceso en las ventas, a 3,55 millones de unidades, mientras impulsa un programa de ahorro que este año dejará sin puesto de trabajo a unas 6.000 personas en Europa. «Una reducción de los excesos de capacidad en Europa es inevitable», afirmó el presidente de la compañía, Philippe Varin, al presentar las cifras de 2011. «PSA se ve confrontada con una situación, que es verdaderamente difícil», dijo por su parte el consejero Denis Martin pocos días antes en una comparecencia ante el Parlamento en París. Los motivos de la caída de la compañía con el logotipo del león son muy variados. Analistas hacen referencia sobre todo a su gran dependencia del mercado europeo, actualmente en contracción. PSA Peugeot Citroën vende un 60 por ciento de su producción en el Viejo Continente. A todas luces demasiado, opina por ejemplo el experto Gaëtan Toulemonde, de la filial francesa del Deutsche Bank. Toulemonde hace referencia además a que PSA tiene entre sus principales mercados a Italia y España, dos de los países que más fuertemente están sufriendo las consecuencias de la crisis de deuda en la eurozona. Por quinta vez consecutiva se prevé en 2012 una caída de las ventas en Europa, en hasta un cinco por ciento, afirmó de Varin, quien estima que dicha reducción hará aumentar todavía más los excesos de capacidad de sus fábricas. Expertos consideran que las fábricas de PSA en Francia están trabajando al 70 por ciento de su capacidad. Sin embargo, se estima que son rentables a partir del 80 por ciento. Por quinta vez consecutiva se prevé en 2012 una caída de hasta un 5 % en las ventas en Europa Al contrario de otros fabricantes europeos, PSA no sólo ve cómo cae su facturación, sino también su cuota de mercado. Sobre todo modelos de pequeño tamaño como el Peugeot 207 o el Citroën C3 son cada vez menos populares. Por ello, despierta gran expectación la salida al mercado del nuevo Peugeot 208, en cuyo desarrollo de han invertido 600 millones de euros. «Tenemos que recuperar el primer puesto en este segmento», afirma el jefe del proyecto, Jérôme Micheron, haciendo referencia a los éxitos de ventas registrados por los competidores VW Polo y Ford Fiesta. El Peugeot 207, el coche más vendido de Europa en 2007, se encuentra ahora tan sólo en el puesto seis en su segmento de mercado. También las ventas del Citroën C3 cayeron en un 20 por ciento en el Viejo Continente. Por el momento no está claro si bastará con un plan de ahorro y nuevos modelos para devolver a PSA a la senda del éxito. Es el único gigante del automóvil en Europa que no mantiene ninguna alianza estratégica con ningún socio, sino tan sólo cooperaciones puntuales con otros fabricantes como BMW, Ford o Mitsubishi. Los expertos del sector discuten acerca de si es necesario o no que busque una verdadera alianza bajo el ejemplo de Renault-Nissan o Volkswagen y Suzuki. «Estamos dispuestos a ello, pero debemos encontrar el socio adecuado», afirmó en enero el nuevo vicepresidente de marcas, Frédéric Saint-Geours. Medios italianos hablan de la posibilidad de una alianza entre PSA y Fiat. Un signo claro de lo grave que es la situación es la cancelación de la participación de la compañía en la tradicional carrera de las 24 Horas de Le Mans, anuncio que hace un mes causó conmoción en el mundo del deporte del motor. «La decisión fue tomada en medio del difícil contexto económio en Europa», comentó el grupo, que en 2011 facturó unos 60.000 millones de euros. Fuertes Recortes de plantilla y la participación en costosos eventos deportivos no son del todo compatibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Citroën se hunde en la crisis