Violencia de guante blanco

PEDRO OLALLA ATENAS

ECONOMÍA

El Gobierno heleno es cómplice de un sistema que produce miseria a manos llenas

14 feb 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

EN DIRECTO disturbios en grecia

El domingo, una vez más, los informativos de medio mundo transmitieron la imagen de una Atenas en llamas y exhibieron el rostro compungido de algunos políticos condenando la violencia. Esa violencia que condenan -y que, en el fondo, les favorece-, la hemos condenado repetidamente, no solo con palabras sino también con actos, quienes acudimos una y otra vez a manifestarnos desde la no violencia contra la desmedida violencia de guante blanco ejercida impunemente por quienes de iure y de facto nos gobiernan.

El domingo, en la plaza Syntagma de Atenas se concentraron más de cien mil personas para tratar de impedir de forma no violenta que avanzara aún más el funesto plan que está dejando a Grecia hundida en la miseria y sometida a la voluntad de sus controvertidos acreedores. Esa no violencia no llenó las pantallas, ni las páginas de los periódicos. Sin ir más lejos, pasó desapercibida, por ejemplo, la imagen de los ancianos Mikis Theodorakis (famoso compositor griego) y Manolis Glezos (conocido historiador heleno y héroe de la Segunda Guerra Mundial) tratando de hablar con los antidisturbios y teniendo que ser evacuados poco después en medio de una nube de gases lacrimógenos.

Yo estaba allí, a su lado, junto a otros muchos. Nos tragamos de lleno la primera bocanada. Pero las arcadas no nos impidieron correr para tratar de abrirnos paso y sacar de allí a Theodorakis, en su silla de ruedas y pegado a una máscara antigás.