Grecia aprueba su segundo rescate en medio de graves disturbios en Atenas

Los dos principales partidos griegos aprobaron en el Parlamento los últimos recortes exigidos por la eurozona para desbloquear el segundo rescate.

REUTERS

atenas / colpisa

Los dos principales partidos griegos aprobaron en el Parlamento los últimos recortes exigidos por la eurozona para desbloquear el segundo rescate. En una crispada sesión con miles de personas protestando frente a la Cámara, los socialistas del Pasok y la conservadora Nueva Democracia cerraron filas para evitar una rebelión que pusiera en peligro el respaldo a los ajustes. El Gobierno heleno logró un amplio respaldo en la votación con el apoyo de 199 diputados, que votaron a favor del acuerdo, mientras que 74 lo hicieron en contra y el resto de los 300 diputados o bien se abstuvieron o se ausentaron de la votación.

El primer ministro, Lucas Papademos, marcó el sábado la estrategia con un discurso a la nación retransmitido por televisión. En su mensaje, el líder tecnócrata dejó claro que si Grecia rechazaba las reformas se enfrentaría a una «aventura desastrosa» con la perspectiva de tener que abandonar el euro a la vuelta de la esquina. «Se crearían las condiciones para el caos económico y la explosión social», subrayó. La alocución buscaba grabar a fuego que el país solo tiene futuro dentro de la moneda única y que la vida con el dracma de nuevo en el bolsillo sería aún mucho más difícil.

Sacrificios, sí o sí

El ministro de Finanzas, el socialista Evangelos Venizelos, retomó los argumentos del primer ministro durante el pleno parlamentario. «La elección es entre sacrificios y sacrificios inimaginablemente duros», clamó en referencia a una hipotética salida del euro. «Si no aprobamos la ley, iremos a la bancarrota», insistió. Enfrente, sin embargo, se encontró con una implacable oposición. Un diputado comunista -las últimas encuestas electorales señalan un importante alza de las opciones radicales de izquierdas- tiró al suelo los documentos con los ajustes en medio de una gran bronca.

Edificios históricos incendiados

En el exterior del Parlamento, la presión era todavía más evidente. Miles de personas (unas 100.000, según los convocantes) se concentraron en la plaza Syntagma tras recorrer las principales arterias de Atenas. Una vez en la glorieta, los violentos disturbios con la policía volvieron a repetirse. Los agentes tuvieron que lanzar gases lacrimógenos para contener la ira de grupos de manifestantes encapuchados, que además de lanzar piedras y cócteles molotov contra los policías, incendiaron varios negocios, entre ellos al menos tres oficinas bancarias, dos cafeterías de grandes marcas y dos cines históricos: el Attikon, construido en 1870, y el Asty, utilizado por la Gestapo como cámara de tortura. El balance, al cierre de esta edición, era de 48 detenidos y cerca de 60 heridos (seis de los cuales tuvieron que ser hospitalizados).

Además, una comisaría de policía fue atacada y un grupo de manifestantes intentó ocupar, sin éxito, el edificio del Ayuntamiento. Por otro lado, Anonymous bloqueó las páginas web del primer ministro y la Policía griegos en cuanto se conoció el resultado de la votación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

Grecia aprueba su segundo rescate en medio de graves disturbios en Atenas