Iberia echa sal en la herida del Sepla

La aerolínea inicia la contratación de 125 pilotos para su compañía de bajo coste.


Por si no le quedaba al Sepla lo suficientemente clara la intención irrevocable de Iberia de echar a volar su 'low cost', ahora ya no hay duda. La firma comandada por Antonio Vázquez ha iniciado ya la contratación de los 125 pilotos que volarán los aviones de su nueva filial de billetes baratos, aunque el precio que vayan a tener los pasajes sea, precisamente, de lo poco que aún no está claro. Nadie en la sede de la aerolínea se atreve a asegurar que el coste de los billetes se parecerá siquiera a los de Ryanair o EasyJet.

La convocatoria para contratar nuevos pilotos, también baratos, es todo un mensaje a los 'díscolos' comandantes de la aerolínea de bandera.

El Sepla, con Justo Peral a la cabeza, mantiene su huelga convocada para el próximo día 29, y se aferra a la idea de que una empresa externa (aunque sea propiedad al 100% de la casa madre) será siempre peor que otra creada dentro de Iberia y en cuyo diseño tomen parte los actuales comandantes.

Pero Antonio Vázquez y el consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano, dejan claro que Iberia Express no tiene vuelta atrás. «Es una decisión empresarial» en la que los pilotos no tienen nada que decir, sentencian los dos ejecutivos, que tienen la conciencia impoluta después de cerrar el año «con el deber cumplido».

El llamamiento a los pilotos tiene el éxito asegurado. «Tengo encima de la mesa un montón así de currículos», afirma Sánchez-Lozano en un gesto que deja bien a las claras que en la profesión de pilotos también hay crisis y hambre de un contrato que te permita ganar un dinero y unas horas de vuelo tan importantes, o casi, como el sueldo. Los interesados, que han de acreditar experiencia en comandar Airbus A320 y tener sus licencias y certificados de idiomas al día, se pueden dirigir a la dirección de correo electrónico 'info@iberiaexpress.info'. Para buscar a los tripulntes de cabina (TCP o, para muchos, azafatas) no hay tanta prisa. Este colectivo comenzará a 'desfilar' por el departamento de Recursos Humanos de Express en las próximas semanas.

AIG, el conglomerado formado por Iberia y British Airways, anunció ayer la compra, por 207 millones de euros, de British Midland Limited (BMI), la filial de bajo coste de Lufthansa. La operación busca, ante todo, hacerse con los jugosos derechos de despegue y aterrizaje de BMI en el Reino Unido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Iberia echa sal en la herida del Sepla