La banca europea se rebela frente a las exigencias de capital de Bruselas

colpisa

La banca española ha encontrado aliados en su oposición a la exigencia de Bruselas de que las entidades europeas emprendan un urgente proceso de recapitalización hasta llegar a unos elevados niveles aún por concretar. Los bancos alemanes y franceses también opinan que no se puede lanzar una idea sin concretarla, ni dar por hechas propuestas como las atribuidas a la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), que sugieren la práctica de pruebas de solvencia mucho más duras sin haber escuchado previamente al sector.

Desde la Asociación Española de Banca (AEB) denunciaron la «incertidumbre y confusión» generada con esta forma de proceder, carente de la necesaria transparencia. La AEB sostiene que una recapitalización aislada e indiscriminada no resuelve los problemas e incluso puede entorpecer la reestructuración en marcha en España. Por eso insta a adoptar «en su conjunto» las cinco medidas propuestas por el presidente de la Comisión Europea, es decir, resolviendo previamente la situación de Grecia y atajando la crisis de la deuda soberana con todos los recursos al alcance.

Los bancos españoles critican con dureza que el argumento esgrimido para exigir mayor capitalización sea la tenencia de deuda soberana, «que ha sido siempre considerado un activo sin riesgo para el sistema financiero». El primer ejecutivo de Deutsche Bank, Josef Ackermann, abundó en esta idea durante una conferencia pronunciada en Berlín. Incrementar el capital de los bancos no es la solución de los actuales problemas, dijo. Si la deuda pública pierde su estatus, añadió, los inversores privados no querrán aportar financiación suficiente. Como una pescadilla que se muerde la cola, las entidades financieras tendrían que acudir entonces a los Estados, con el empeoramiento consiguiente de los niveles de deuda.

Por todo ello, Ackermann instó a los Gobiernos de la Unión Monetaria a esforzarse por recuperar la confianza en la solidez de sus finanzas. La Asociación de Bancos Alemanes ha incidido en aspectos más concretos de las propuestas de Durão Barroso. «La prohibición de repartir dividendos podría tener efectos contraproducentes, al dificultar adicionalmente la posibilidad de captar capital en el mercado», aseveró un portavoz.

Durão Barroso no especificó ni cuánto capital necesita la banca europea para hacer frente a la crisis, ni a cuánto pretende elevar la ratio de capital básico por si se dieran situaciones extremas.

9?%

Ratio de capital

El dato aún no lo ha confirmado la UE. Es 5 puntos más que lo previsto para el 2013.

3-6 meses

Período para captar capital

Afectará a los bancos sistémicos. Los analistas creen que no dará tiempo.

275.000 millones

Capital necesario

Es el último cálculo, de Morgan Stanley. Difícil captarlo en el mercado privado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La banca europea se rebela frente a las exigencias de capital de Bruselas