Primer tanteo de González Bueno a los directivos de NCG


El nuevo consejero delegado de NCG Banco, César González Bueno, estrenó ayer su nuevo despacho en Vigo con una apretada agenda de reuniones que consumió toda la mañana y que se prolongó durante la tarde en A Coruña. El nuevo líder de la entidad financiera que preside José María Castellano se entrevistó con los responsables de las áreas de Negocio, Empresas o Márketing, además de cambiar las primeras impresiones con distintos cargos de Novacaixagalicia. En la ronda de contactos, mostró especial interés por conocer el estado y los proyectos de cada departamento, y no ocultó el mandato expreso del presidente de NCG Banco para consolidar una nueva estructura directiva antes de final de año.

Castellano hizo este anuncio el miércoles durante la primera reunión del consejo y en el comité directivo. Minutos después, trasladó este mismo calendario a los sindicatos representados en la entidad, con quienes bromeó sobre esta «carrera contra el reloj» y llegó a apostarse una cena si no lograban cerrar este esquema de dirección antes del 2012.

González Bueno no ha mantenido todavía entrevistas externas con los grandes clientes del banco, una misión que emprenderá después de agotar el ciclo de contactos con todos los estamentos de NCG.

El primer día en el banco para los 2,9 millones de clientes de Novacaixagalicia pasó casi inadvertido. «Eso es lo que queremos, que sea la misma gente y el mismo trabajo. Formalmente ha cambiado el nombre pero por lo demás esperamos que los clientes no noten nada, solo normalidad», explicó José Venegas, empleado de la central de NCG en Vigo.

Los usuarios apenas hicieron preguntas en una jornada en la que nadie percibió alteraciones. Algunos depositarios temen por lo que ocurra en los próximos meses: «Lo veo todo más modernizado, esto va a hacer que tiren más del bolsillo de los clientes, seguro, y eso no me va a gustar», comentaba a última hora de la mañana María Álvarez al salir de la entidad.

Las opiniones tras el vértigo de los últimos dos años en la caja son contrapuestas. Para Carlos Trillo, con padres y abuelos con cuenta también en la antigua Caixavigo, la gestión «ha empeorado». Raquel Rodríguez, por el contrario, asegura que «es todavía pronto para percibir los cambios». Ayer acudía para negociar un plazo fijo justo cuando la entidad cerraba su primer día como banco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Primer tanteo de González Bueno a los directivos de NCG