Fitch cree que la eurozona se ha quedado corta en las medidas contra la crisis de la deuda

La agencia apunta que la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera y la compra de títulos italianos y españoles por el BCE «son pasos en la buena dirección», pero no le parecen suficientes.

efe

La agencia de calificación de riesgos Fitch restó ayer importancia a las medidas adoptadas por Bruselas y Fráncfort para atajar la crisis de la deuda y señaló que esas iniciativas «se quedan cortas» a la hora de solucionar los problemas en los países de la moneda única.

En un informe sobre la deuda en la eurozona, Fitch apunta que la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y la compra de títulos italianos y españoles por el Banco Central Europeo (BCE) «son pasos en la buena dirección para asegurar la estabilidad financiera», pero no le parecen suficientes. Las medidas «se quedan cortas a la hora de dar una respuesta completa a la crisis de confianza de la eurozona», señala el texto.

Para Fitch, «hasta que no haya una recuperación económica amplia y una reducción mayor del déficit, son probables nuevos episodios de volatilidad en los mercados y las degradaciones de la calificación de deuda persistirán». La agencia alerta, incluso, de que algunos países de la eurozona «puede que no tengan tiempo» para acometer las reformas.

Asimismo, Fitch advierte de que las reticencias de la ciudadanía a las medidas de austeridad «aumentan el riesgo de países con desequilibrios en sus cuentas, como España, de ser más vulnerables a contagios de crisis como la griega o la portuguesa».

Y es que, para la agencia, «en el corazón de la tormenta que sacude el euro están las insostenibles finanzas públicas» de algunos Estados. Sobre España, que ostenta una calificación AA, Fitch destaca que, pese a contar con un porcentaje de deuda pública de los más bajos (60 %), debe hacer grandes esfuerzos para afrontar su déficit presupuestario si no quiere ver rebajada su nota.

S&P rebaja el crecimiento

Otra de las tres grandes agencias de calificación de riesgos, Standard & Poor?s, rebajó ayer su previsión de crecimiento para la zona euro desde el 1,9 hasta el 1,7 % para este año, mientras que para el 2012 su estimación pasa del 1,8 al 1,5 %. La rebaja se suma a la realizada la víspera por el FMI. La firma descarta, sin embargo, la posibilidad de una nueva recesión. Para España, espera un crecimiento del PIB del 0,8 % para este año (la misma cifra que maneja el Banco de España) muy lejos del 1,3 % en el que insiste el Gobierno. Para el 2012 ha rebajado las expectativas en medio punto, desde el 1,5 hasta el 1 %

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Fitch cree que la eurozona se ha quedado corta en las medidas contra la crisis de la deuda