El pánico barre las bolsas

El fantasma de la recesión vuelve con fuerza y el Ibex sufre la segunda mayor caída del año


redacción / la voz

Ni medidas antiespeculación, ni grandilocuentes discursos sobre gobierno económico europeo, ni determinación sancionadora frente al déficit. Nada sirve cuando lo que mueve al dinero es el pánico, el pavor a una nueva recesión cuando todavía son visibles los estragos de la última. Un fantasma que ayer volvió a pasearse a su antojo por las mesas de operaciones y que no dejó títere con cabeza.

Lo resucitaron los expertos de Morgan Stanley. Bastó que dijeran que Europa y Estados Unidos «se acercan peligrosamente a la recesión» para que la mínima y relativa tranquilidad de la que disfrutaban las bolsas saltara por los aires. Si al informe del banco estadounidense se le suma otro del alemán Deutsche Bank asegurando que a China comienzan a fallarle las fuerzas; y a estos dos, la batería de -cuanto menos, desalentadores- datos económicos que vieron ayer la luz al otro lado del Atlántico, y la preocupación de la Reserva Federal por la liquidez de las filiales americanas de los bancos europeos, la tormenta está asegurada.

Y si además entran en juego otras razones menos comprensibles para los neófitos en estas lides de la Bolsa como las llamadas stop losses (órdenes de venta que entran de forma automática en el mercado cuando un valor alcanza una determinada cotización), la tormenta acaba siendo perfecta.

Esas también tuvieron ayer su parte de culpa en el desaguisado. Fueron ellas las que provocaron que la Bolsa de Fráncfort se viniera repentinamente abajo poco antes del mediodía, sembrando el pánico en el resto de las plazas europeas.

Al final del día, un balance desolador. El Ibex sufrió la segunda mayor caída del año, del 4,7?%, hasta los 8.317,7 puntos. Aunque le quedó el consuelo de no ser el peor de Europa. El castigo más duro se lo llevó Fráncfort, que retrocedió un 5,82?% en su peor día desde la caída de Lehman. París se dejó un 5,48?% y Londres, un 4,49%.

La más vapuleada, la banca, que a todos sus males suma ahora el de la tasa Tobin que quieren imponer Merkel y Sarkozy. En casa, el BBVA sufrió un varapalo del 5,76?% y el Santander cayó un 4,08?%. Y eso con escudo antiespeculadores.

La huida de inversores hacia puertos más seguros como los bonos alemanes rompió la calma de la que disfrutaba la prima de riesgo, que se elevó por encima de los 290 puntos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El pánico barre las bolsas