La CE busca reforzar la aduana para frenar la imposición de falsificaciones

Bruselas considera que debe proteger su principal activo: la creación, que da trabajo a millones de personas en toda la Unión Europea.


La Comisión Europea (CE) propuso hoy endurecer las aduanas europeas dentro de una nueva estrategia global de la UE para proteger la propiedad intelectual, que pretende afrontar problemas que van desde la importación de productos falsificados de China a las descargas ilegales por internet.

Bruselas considera que Europa no puede competir con las economías emergentes en mano obra barata y acceso a las materias primas, por lo que hoy ha lanzado un documento táctico para proteger lo que considera que es su principal activo: la creación, que da trabajo a millones de personas en toda la Unión Europea.

Entre las iniciativas contenidas en el documento destaca el refuerzo de las aduanas para que puedan confiscar un mayor rango de artículos cuando sospechen que una mercancía ha violado las normas de propiedad intelectual.

La lista de artículos protegidos aumentará a nombres de marcas, nombres topográficos, semiconductores y otros bienes, permitiendo que -según un ejemplo de la propia CE- una camiseta «Hike» que imite a una prenda de la marca estadounidense «Nike» pueda ser retenida en la frontera, al contrario de lo que sucedía hasta este momento.

De este modo, Bruselas pretende poner freno al desembarco creciente de falsificaciones en la UE, donde las aduanas detuvieron 118 millones de artículos falsificados en 2009.

«Si no defendemos, damos valor, protegemos la creación, la propiedad intelectual en todas las dimensiones, nadie lo hará en nuestro lugar, ni los chinos, ni los estadounidenses», declaró el comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, en la rueda de prensa en la que presentó su propuesta.

Según cifras de la Comisión, el valor de las diez marcas más importantes de la UE supone el 9 % del PIB europeo, mientras que la creación aporta al PIB un 3,3 % y representa unos 8,5 millones de puestos de trabajo.

Con esta estrategia global, Bruselas pretende modernizar las normas que se aplican a patentes, marcas, diseños, denominaciones de origen, así como los derechos de autor, que considera obsoletas debido a la globalización del comercio y a la revolución digital.

En este sentido, Bruselas ha anunciado su intención de presentar en la segunda mitad del año una norma para armonizar la gestión colectiva de los derechos de autor en la Unión, que establecerá normas transparentes de distribución de los beneficios por parte de las sociedades de autores de los estados miembros, concretamente en el sector de la música.

Asimismo, la CE también ha anunciado hoy su intención de nombrar a un mediador de alto nivel para armonizar el canon digital que se aplica de manera diversa a lo largo de la UE a productos como los MP3, las impresoras y los teléfonos inteligentes.

Aunque no tiene fecha concreta, Bruselas también baraja reforzar la legislación de la UE para combatir de forma más eficaz los delitos relacionados con las descargas por internet, que son abordados desde distintas perspectivas en los distintos países de la UE.

Bruselas apuesta por poner el acento en los proveedores de internet, entendiendo como tal a los portales que enlazan contenido disponible para descargas, pero también a los operadores de telecomunicaciones, a los que se les pedirá cooperación «para cerrar los sitios que favorecen el pirateo», según explicó Barnier.

En todo caso, la Comisión Europea desea evitar criminalizar a los usuarios que cometen las infracciones y aboga por campañas de sensibilización dirigidas a los jóvenes, «para explicarles las consecuencias de comprar productos piratas».

Por otro lado, Bruselas ha anunciado asimismo su intención de presentar una propuesta para modernizar el sistema de marcas y de reforzar el papel del Observatorio Europeo de la Falsificación y la Piratería, que trasladará a Alicante para ser integrado en la Oficina de Armonización del Mercado Interior de la UE, con sede en esa ciudad española.

Asimismo, la Comisión ha presentado una propuesta legislativa que permitirá la digitalización de las denominadas «obras huérfanas», cuya autoría es desconocida o no puede ser localizada para solicitar un permiso.

Bruselas calcula que este tipo de obras suponen el 40 % del total en colecciones tan importantes como la de la Biblioteca Británica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La CE busca reforzar la aduana para frenar la imposición de falsificaciones