Navantia anota pérdidas, y el PP dice que bordea de nuevo el crac económico

Rebaja los números rojos del 2009


FERROL / LA VOZ

Navantia volvió a registrar pérdidas el pasado año, aunque después de aplicar un programa de choque y de reducción de gastos logró rebajar los números rojos con respecto al ejercicio anterior. En estos momentos ultima el balance económico que habrá de elevar a su accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), en el que anotará alrededor de 50 millones de déficit, frente a los 78 contabilizados en el 2009.

Después de unos años marcados por la plena ocupación -Navantia fue creada en el 2005 y a partir del 2007 logró reunir una cartera de pedidos histórica-, los astilleros públicos españoles han acusado más de tres ejercicios sin firmar contratos para la construcción de buques. De hecho, si bien hace cuatro años el valor de sus encargos superaba los 6.000 millones de euros, en estos momentos se ha reducido en un tercio. El acuerdo del Consejo de Ministros del pasado viernes, por el que el Gobierno autoriza al Ministerio de Defensa a encargar una nueva serie de buques de acción marítima (BAM) -que se fabricarán en los astilleros de la bahía de Cádiz- ha insuflado un balón de oxígeno a la compañía pública.

Medidas de saneamiento

Con ese escenario como telón de fondo, el senador ferrolano del Partido Popular Juan Juncal registró ayer mismo una interpelación al Gobierno para preguntarle por las medidas que va a tomar para sanear económicamente la compañía. Sostiene que Navantia ya cuenta con unas pérdidas acumuladas de más de 350 millones de euros, «mientras que su capital real es de 238». Por ello, mantiene que, «si la SEPI no corrige esta situación, Navantia estaría cerca de nuevo de la disolución». Juncal intervendrá hoy en la comisión mixta integrada por diputados y senadores para abordar un informe del Tribunal de Cuentas sobre la reordenación de los astilleros públicos en el período 2000-2006. El senador popular argumenta que la última reconversión costó a las arcas públicas alrededor de 3.000 millones de euros y reprocha al Gobierno no haber aprovechado los años de bonanza y de plena ocupación para sanear la compañía pública y registrar beneficios.

De hecho, desde el 2005, ejercicio en el que oficialmente comenzó a funcionar Navantia, únicamente en el 2007 logró ganancias. El anterior presidente, Aurelio Martínez, había asegurado el pasado año que una de las actuaciones para mejorar las cuentas de la firma iba a ser una ampliación de capital por parte de la SEPI, aunque no llegó a concretarse si se había efectuado o no.

Ferrol, sin nuevas obras

No obstante, la obtención de carga de trabajo es ahora la prioridad para los gestores de la firma. Con las plantas de Cartagena, con ocupación para al menos siete años más, y el nuevo pedido para las factorías de San Fernando y Puerto Real, ambas en Cádiz, los astilleros de la ría ferrolana son las que necesitan con más urgencia suscribir algún encargo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Navantia anota pérdidas, y el PP dice que bordea de nuevo el crac económico