El fallo de proveedores llega a las plantas de EE.UU. y China


El impacto del cierre de fábricas en Japón sobre la industria mundial del automóvil no tiene fronteras. Subaru of America suspendió ayer la producción de forma parcial en la única planta en EE. UU. (Lafayette, Indiana) hasta conocer la disponibilidad de piezas para garantizar la actividad. La planta emplea a 3.500 trabajadores y fabricó 150.000 vehículos el año pasado, incluyendo los modelos Outback, Tribeca y Legacy.

Toyota a su vez suspendió la producción durante el turno de fin de semana en todas sus plantas de EE. UU. a pesar de que la matriz nipona intentó ayer reanudar la producción en algunas de sus plantas de componentes, a pesar de los cortes de suministro eléctrico, pero la actividad en los centros de montaje de vehículos continuarán paralizadas hasta el próximo martes, según informó la multinacional.

En China, los ejecutivos de Dongfeng Nissan y Dongfeng Honda, confesaban también ayer sus temores de que la producción y las ventas podrían verse afectadas a partir del próximo mes de abril debido a la interrupción en el suministro de piezas importadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El fallo de proveedores llega a las plantas de EE.UU. y China