Las fortunas del sector tecnológico ya no reinan en solitario en «Forbes»

El «top ten» de los multimillonarios se ha abierto al diseño o a la industria en esta década


madrid / la voz

Bill Gates, Warren Buffet y Carlos Slim. Dos estadounidenses, un mexicano y tres sectores: el tecnológico, las inversiones y la combinación de los dos anteriores con las telecomunicaciones. Estos tres hombres han compartido -y alternado- desde el 2006 el oro, la plata y el bronce del podio de los más ricos del mundo. Así lo ha certificado, año tras año, la lista que publica la revista Forbes desde hace un cuarto de siglo, en la que solo se ingresa con un mínimo de 1.000 millones de dólares, y que deja claro que la máxima de que «dinero llama a dinero» es rigurosamente cierta, incluso en tiempos de crisis.

Carlos Slim se ha coronado en el 2010 como la mayor fortuna del planeta, con 74.000 millones de dólares (53.200 millones de euros), sumando a su cuenta corriente 14.000 más en el momento más duro de la crisis. Slim, propietario de las compañías de telecomunicaciones Telemex y América Móvil, es el rey Midas mundial desde el 2009, año en el que desbancó al fundador de Microsoft, aunque no lo habría logrado de no haber donado Gates un tercio de su fortuna a la fundación que lleva su nombre y el de su mujer. Pese a ello, el ahora filántropo mantiene el segundo puesto y una cuenta corriente de 40.200 millones de dólares, seguido del maestro de las inversiones, Warren Buffet, con 36.000 millones.

La eclosión asiática

El caso es que, además de constatar que la crisis no ha afectado a los más ricos, un análisis de la lista Forbes en los últimos años muestra que el mapa de las grandes fortunas no ha permanecido estático, ni en lo que respecta a las nacionalidades de los acaudalados ni tampoco en los sectores que hacen posible amasar tal cantidad de dinero.

Así, por ejemplo, a principios de la década, Estados Unidos era el país que mayor número de fortunas tenía en el top ten de tan selecto club, concretamente seis de los diez ricos más ricos eran ciudadanos norteamericanos, frente a un alemán, un saudí, un japonés y un canadiense. Pero a partir del 2006, el dominio norteamericano en el Olimpo de la riqueza se redujo notablemente, ya que entre las diez mayores fortunas en el 2006 había solo tres estadounidenses (Gates, Buffet y Adelson, promotor inmobiliario en Las Vegas), dos el año siguiente y de nuevo tres en el 2008 y el 2009, para subir en el 2010 otra vez a cuatro, al sumarse Christy Walton (del gigante de la distribución Wal-Mart) a Gates (puesto dos), Buffet (tres) y Ellison (cinco).

El epicentro de las fortunas sigue en EE.UU., pero se ha abierto a otros puntos del planeta, especialmente a Asia y al Pacífico, de donde en el último año han emergido más de un centenar de nuevos multimillonarios (más de la mitad, de China).

Una diversificación similar se ha producido también en los sectores de los que proviene el capital y que a principios de la década se concentraban en el tecnológico, al que pertenecían seis de las diez primeras fortunas, seguido de las inversiones y la distribución.

La última actualización de la lista, publicada esta semana, muestra un panorama distinto, que se ha ido gestando paralelamente a la evolución de la crisis, ya que junto al sector tecnológico conviven el industrial (acero, minería, petroquímica), las inversiones, la distribución y la moda, el diseño y el lujo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Las fortunas del sector tecnológico ya no reinan en solitario en «Forbes»