Mauro Varela defiende ante la CECA la solvencia y galleguidad de la caja

Pide reflexionar sobre el papel social de las entidades, sobre todo en sectores desfavorecidos


redacción / la voz

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) celebró ayer una asamblea general que se tornaba clave al faltar menos de 48 horas para que el Gobierno dé a conocer los detalles del real decreto que acabará definitivamente con el modelo de estas entidades financieras. Estaban todos los directivos de las financieras más importantes, incluidos los de las dos mayores de España: Isidro Fainé, presidente de La Caixa; y Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid. El primero, además, está al frente de la patronal. Fuentes de la CECA confirmaron que Novacaixagalicia solo estuvo representada por el copresidente Mauro Varela, quien defendió la solvencia y galleguidad de la entidad, al tiempo que pidió a la cúpula de la Confederación una reflexión del papel de las cajas en la sociedad, en apoyo del crédito y de los sectores menos favorecidos.

«Mantuvo una posición de claridad en defensa de los intereses de lo que deben ser las cajas», explicó la misma fuente de la propia Confederación, quien destacó la respuesta de Fainé. «Las cajas deben modernizarse», le dijo. Mauro Varela le contestó que compartía tal visión, pero que lo que estaba pidiendo era «una reflexión conjunta» de todo el colectivo sobre el papel de unas instituciones claves para la economía de pequeña escala y para el acceso a servicios financieros de la población.

La posición defendida por Novacaixagalicia es también respaldada por los tres grupos parlamentarios gallegos y por la propia Xunta.

Ausencia de Gayoso y Pego

Desde la caja eludieron comentar la ausencia del otro copresidente, Julio Fernández Gayoso, y del director general, José Luis Pego, en esa asamblea de la CECA. Con todo, varias fuentes los situaban en la capital de España con diferentes representantes del sector. En medios próximos a la caja se especula con que en las últimas horas se hayan intensificado las conversaciones con otras entidades españolas para una posible alianza. Otras fuentes señalan posibles «contactos políticos» de última hora, que buscarían «flexibilizar» las exigencias del Ministerio de Economía.

La decisión final que adopte la caja gallega deberá ser aprobada en el consejo de la entidad por dos tercios de esta (es una decisión estratégica, y requiere amplio apoyo), y ratificada posteriormente por la asamblea general. Y en caso de un SIP, requiere el plácet de la Xunta. José García Costas, consejero de Novacaixagalicia, confirmó la celebración de «reuniones claves» en Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Mauro Varela defiende ante la CECA la solvencia y galleguidad de la caja