Gayoso revela a su entorno contactos con fortunas gallegas

La CNMV frena el ímpetu de las cajas que aspiran a ser bancos cotizados


Redacción / La voz

Uno de los copresidentes de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso, ha transmitido estos días a su entorno directo la existencia de «conversaciones informales» con algunos empresarios gallegos, propietarios de grandes fortunas, a los que el dirigente habría pulsado personalmente para conocer su disposición a participar en posibles operaciones de recapitalización de la caja. «No hay negociaciones oficiales», aclaró Gayoso a sus colaboradores, tras negarles que la entidad gallega se haya sentado con otras cajas para abordar algún tipo de acuerdo, o que trabaje en alguna salida que incluya al Banco Pastor.

Gayoso no reveló la identidad de los magnates consultados. Pero el presidente de Inditex, Amancio Ortega, ya descartó hace días invertir en la caja, al igual que ayer volvió a hacer Rosalía Mera. La presidenta de la Fundación Paideia afirmó no tener «nada que decir» en el futuro de Novacaixagalicia, respecto a su posible entrada en el capital.

Por mandato del consejo, la caja dibuja «escenarios» para alcanzar el nivel de capitalización y solvencia que exigirá el Gobierno. Pero ninguna vía se hará pública hasta que aflore el decreto que Economía pretende aprobar el viernes.

Entre las confidencias de Gayoso a su perímetro de confianza está la «absoluta sorpresa» que provocó en la entidad el anuncio de la vicepresidenta tercera del Gobierno, Elena Salgado, cuando desveló que exigiría un core capital (capital básico) del 8% a los bancos y de entre el 9 y el 10% a las cajas. La ministra amenazó con nacionalizar parcial y temporalmente a las entidades que no cumplan en septiembre la solvencia exigida.

Pese a la buena relación de Gayoso con el gobernador del Banco de España, el repentino giro del Ejecutivo lo pilló desprevenido, según reconoció a colaboradores directos.

Y por si la hoguera financiera no ardiese sola, la Comisión Nacional del Mercado de Valores se encargó ayer de arrojar gasolina, aplacando las intenciones de algunas cajas para su transformación en bancos cotizados. La CNMV, que vela por los pequeños inversores, advirtió que cualquier entidad de ahorro que alimente este propósito tendrá que colocar «entre el público» al menos el 25% de las acciones para las que solicita su admisión a Bolsa. Por añadidura, la valoración de la sociedad no podrá limitarse al simple informe de uno o dos expertos independientes.

El presidente de la CNMV, Julio Segura, levantó la liebre por la mañana, al anunciar en la presentación del plan de actividades del organismo el envío de una comunicación a la CECA en la que se recuerdan las condiciones de los procesos de salida a Bolsa. Alertado por las declaraciones a la prensa de algunos dirigentes, que aludían a colocaciones de entre el 10 y el 15%, el supervisor decidió anticiparse a unas actuaciones que, de plantearse en esos términos, supondrían una pérdida de tiempo para las entidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Gayoso revela a su entorno contactos con fortunas gallegas