La nueva caja impone como modelo el crédito para hipotecas y pymes

La primera asamblea de Novacaixagalicia da luz verde a las ayudas del FROB con la única oposición de los sindicatos. La entidad ha generado ya 36 millones de euros por sinergias de la unión desde su nacimiento.

J. Oliver
redacción/la voz.

La nueva caja gallega ha marcado ya un modelo de negocio que tendrá en el crédito hipotecario a particulares y en los préstamos a pequeñas y medianas empresas sus principales objetivos. Se dejan así de lado otras operaciones, como puede ser la del crédito a los promotores inmobiliarios, responsable de buena parte de la morosidad de las cajas españolas y de su situación de caída de negocio.

Esas líneas básicas de desarrollo de negocio las ofrecieron ayer los directivos de Novacaixagalicia en su primera cita con la asamblea, máximo órgano de gobierno de la caja, reunido ayer en A Coruña. Acudieron 254 de los 320 miembros llamados, es decir, el 80%. El encuentro tenía por principal argumento la emisión de 1.162 millones de euros en participaciones preferentes, un montante que comprará en su integridad el FROB, que se tendrá que devolver en cinco años con un interés de partida del 7,75%.

Esos fondos permitirán a la entidad mejorar sus ratios de capitalización, su eficiencia y su liquidez (se elevará esta por encima de los 9.000 millones). Son esos tres los aspectos que, junto a la solvencia, más tiene que cuidar la caja ante las inminentes exigencias que marca Europa para la banca, conocidas como Basilea III. Son los aspectos estratégicos que ha fijado la entidad para su arranque.

Junto a esas objetivos, los responsables de la caja recordaron la necesidad de adelgazar la entidad -hay desinversiones previstas por hasta 12.900 millones de euros- y de promover sinergias que reduzcan gastos. También la reducción progresiva de la morosidad.

La emisión de esa ayuda del FROB se aprobó prácticamente por unanimidad, con el único rechazo del sindicato CIG y la abstención de otros representantes de los trabajadores. Esa central, según fuentes de la asamblea, vinculó su voto en contra a la salida de 1.200 empleados a través de prejubilaciones.

La de los sindicatos fue la única voz crítica que se oyó en esa asamblea, según las mismas fuentes. Quienes dieron respuesta a sus intervenciones y quienes expusieron los principales puntos de la asamblea fueron el director general de la caja, José Luis Pego, y los dos copresidentes, Julio Fernández Gayoso -que ejerció de presidente de la asamblea- y Mauro Varela.

La respuesta del mercado

El propio Pego aseguró ante la asamblea que la unión entre Caixa Galicia y Caixanova ha generado ya en sus 20 primeros días de existencia unas sinergias por un valor de 36 millones de euros. Y apuntó que hasta un 95% de las operaciones habituales se pueden hacer ya en la red de las dos extintas cajas, con independencia de donde proceda el cliente. A juicio del director general, durante estas tres primeras semanas de funcionamiento la caja está teniendo un «comportamiento muy satisfactorio» en el mercado, tanto en captación de ahorro como en concesión de créditos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La nueva caja impone como modelo el crédito para hipotecas y pymes