La nueva caja impone como modelo el crédito para hipotecas y pymes

R. Santamarta / J. Oliver REDACCIÓN/LA VOZ.

ECONOMÍA

La primera asamblea de Novacaixagalicia da luz verde a las ayudas del FROB con la única oposición de los sindicatos. La entidad ha generado ya 36 millones de euros por sinergias de la unión desde su nacimiento.

21 dic 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La nueva caja gallega ha marcado ya un modelo de negocio que tendrá en el crédito hipotecario a particulares y en los préstamos a pequeñas y medianas empresas sus principales objetivos. Se dejan así de lado otras operaciones, como puede ser la del crédito a los promotores inmobiliarios, responsable de buena parte de la morosidad de las cajas españolas y de su situación de caída de negocio.

Esas líneas básicas de desarrollo de negocio las ofrecieron ayer los directivos de Novacaixagalicia en su primera cita con la asamblea, máximo órgano de gobierno de la caja, reunido ayer en A Coruña. Acudieron 254 de los 320 miembros llamados, es decir, el 80%. El encuentro tenía por principal argumento la emisión de 1.162 millones de euros en participaciones preferentes, un montante que comprará en su integridad el FROB, que se tendrá que devolver en cinco años con un interés de partida del 7,75%.