La Xunta matizará la orden eólica para garantizar los planes industriales

Según las bases del concurso, 21 de los 37 adjudicatarios solo podrían monetarizarlos o renunciar a los parques


La voz/redacción.

La Consellería de Industria aprovechará la resolución del concurso eólico, que será firmada en las próximas horas y remitida al Diario Oficial de Galicia, para resolver las dudas de interpretación surgidas con la orden eólica del pasado 29 de marzo, una vez conocida la distribución de los 2.325 megavatios en juego para los 91 solicitantes.

La polémica más repetida en el sector surge porque 21 de los 37 adjudicatarios finales recibieron menos megavatios de los que ellos mismos habían fijado como umbral mínimo para ejecutar sus planes industriales. Y la orden les ofrece solo dos alternativas: o bien monetarizan sus planes e ingresan la inversión equivalente en una sociedad de capital riesgo, o bien renuncian directamente a sus parques, para que sean readjudicados a empresas suplentes en función de cada zona.

En esta tesitura estarían 1.636 de los 2.216 millones de euros de inversión industrial, entre ellos los 1.182 de Unión Fenosa o los 329 de Caixa Galicia y Caixanova (a través de sus filiales energéticas Torre de Hércules y Galenova, respectivamente). En idénticas circunstancias hay paquetes menores, como los 16,4 millones de Vento Continuo Galego, los 11 de Aldesa, los 13,8 de Puentengasa, los 13,3 de Kaikeias (Anjoca), los 13,8 de Finsa o los 1,9 de Energías Renovables de Galicia (San José).

La imposibilidad de ejecutar los proyectos industriales encarecería el precio de los parques tanto que para muchas compañías dejarían de ser rentables.

Ayer, el director xeral de Industria, Ángel Bernardo Tahoces, aclaró que la resolución que firmará esta misma semana les abrirá la puerta a todos ellos para que desarrollen sus proyectos. ¿Cómo? La Consellería interpretará que el apartado 7.2.c de la orden eólica no excluye esta posibilidad. Literalmente, el enunciado dice que si la potencia seleccionada es menor a la mínima de compromiso incluida en la solicitud, el concursante «poderá optar» entre «renunciar á súa solicitude» o «monetarizar o seu plan industrial». El director xeral de Industria explicitará que si el afectado no opta por ninguna de estas dos alternativas, la Consellería entenderá que automáticamente estará vigente el compromiso de ejecutar sus planes industriales, tal y como quedaron revisados por la comisión de valoración.

Algunas de las sociedades excluidas del concurso, o que recibieron pocos megavatios, caso del líder nacional Iberdrola, Gamesa, la japonesa Eurus o Acciona, están muy pendientes de cómo se resuelva esta polémica, por si consideran oportuno presentar una reclamación judicial.

La luz de alarma se encendió el pasado viernes, durante la intervención pública del conselleiro de Industria en la presentación del concurso. Javier Guerra dio a entender que «todas» las empresas que lograron megavatios podrían optar por ejecutar sus planes, monetarizarlos o renunciar a los parques. Ahora, la resolución especificará por qué y cómo.

La gallega es la mayor adjudicación eólica hecha en España de una sola vez. La Xunta prevé una inversión total de 5.953 millones de euros, de los cuales 3.139 se consumirían en la construcción de los nuevos parques eólicos, otros 2.216 servirían para hacer realidad los proyectos industriales asociados y el resto tendría que destinarse a inversiones en eficiencia, en los concellos afectados y en pagos a los propietarios de terrenos en los que se asentarán los futuros aerogeneradores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Xunta matizará la orden eólica para garantizar los planes industriales