Cogal usará los desechos de la cría de conejos para producir energía

M.?Á.?R.
redacción/la voz.

Cogal es una de las seis empresas (sobre un total de 37 adjudicatarias) que sale del concurso eólico con todo el botín que esperaba, 30 megavatios en este caso. Y lo hace, según el presidente de la cooperativa de cunicultores, Natalio García, «gracias a un plan industrial creíble, objetivo y realizable».

Su intención es «cerrar el círculo» del proceso productivo y lo hará a través de cuatro proyectos diferenciados. La cooperativa, con sede en Rodeiro (Pontevedra) construirá una planta de engorde de conejos y otra de selección de reproductores.

También ampliará y modernizará el actual matadero para dar respuesta al aumento de la capacidad productiva que conllevarán las otras actuaciones y, por último construirá una planta de biogás para «solucionar un problema medioambiental que tenemos en todas las granjas: el de los residuos».

Con esta nueva instalación, con una potencia instalada de 500 kilovatios (medio mega) la cooperativa aprovechará los subproductos de todo el proceso de producción de los conejos para generar electricidad. Una fuente de energía que servirá tanto para el autoabastecimiento del complejo como para volcarla a la red de distribución.

En total, Cogal cifra la inversión de sus actuaciones en 8 millones de euros, un importe que la comisión de valoración depuró hasta los dos, que serían, estrictamente, los que tendrían que acometer. Lo mismo pasa con el empleo, pues donde Cogal consignaba la creación de 32 (30 en las nuevas instalaciones productivas y dos en la planta de biogás), la Xunta cree que solo se crearán dos.

Con todo, García aclaró ayer que su intención es realizar íntegra la inversión en unos proyectos «viables en sí mismos», pero que han recibido un fuerte empujón gracias a la adjudicación eólica.

A esto habría que sumar la parte proporcional del plan industrial de Vestas, el tecnólogo elegido «por su capacidad tecnológica para adaptarse a las condiciones de los parques». En concreto, los 30 megavatios se repartirán en dos parques situados entre los concellos de Arbo, Covelo y A Cañiza.

Fijación de empleo rural

García insiste en que, pese la diversificación del negocio gracias a la adjudicación eólica, su foco seguirá puesto en el el sector agroganadero. Asimismo, subraya que todo su proyecto inversor se realizará en la comarca de Deza, algo que creen que fue determinante para la adjudicación. «He percibido que se ha prestado mucha atención a fijar población en el medio rural, porque si no esto queda abandonado. Y por eso creo que se le ha dado a un empresas gallegas para las que puede ser un complemento a sus negocios», apunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Cogal usará los desechos de la cría de conejos para producir energía