Castilla y León abre una guerra con las eléctricas por la ayuda al carbón

Industria reúne hoy a las comunidades socialistas con centrales térmicas para intentar armonizar sus intereses


ferrol/la voz.

Después de que las compañías eléctricas que se oponen al decreto del carbón nacional ganaran la primera batalla judicial contra la norma, que estará un plazo estimado de dos meses en suspenso, las comunidades mineras no están dispuestas a dar la guerra por perdida. Ayer, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), abrió un nuevo frente con las empresas al anunciar que tres de sus consejerías están estudiando la posibilidad de imponerles un canon por producir energía en su comunidad.

Tras reunirse con el presidente de La Rioja, Herrera aseguró que la tasa no repercutirá en los consumidores, y realizó una acusada crítica a las compañías por haber recurrido a la vía judicial para intentar frenar la aplicación del decreto que incentiva el uso de mineral nacional en la generación de energía. Además, anunció que se personará en el Tribunal Supremo en defensa de la norma y afirmó que las eléctricas han sido «insensibles» y han actuado «con prepotencia» en el conflicto abierto con el Gobierno por la ayuda al mineral.

El pasado viernes, las comunidades con industrias mineras -Asturias, Aragón, Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha- unieron sus voces en un manifiesto en defensa del decreto y advirtieron de que, «frente al grupo de presión de las eléctricas, aquí está el grupo de presión de los ciudadanos».? Hasta el momento, la única autonomía que anunció un recurso contra la norma fue Galicia, decisión que fue criticada por el Principado de Asturias, aunque el enfrentamiento entre regiones no fue más allá de un mero intercambio de discrepancias dialécticas.

Encuentro en Ferraz

No obstante, para evitar que la brecha entre regiones con intereses mineros gobernadas por los socialistas se haga más grande, a las once de la mañana de hoy tendrá lugar en la sede del PSOE en Madrid, en la madrileña calle de Ferraz, un encuentro con portavoces de estas regiones y también representantes del Ministerio de Industria. A la reunión asistirá el secretario de Organización del PSdeG, Pablo García, y también el alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso, que en los últimos meses ha liderado, junto al regidor de Cerceda, José García Liñares, la oposición a un decreto que, sostienen, en Galicia pone en riesgo unos 2.000 puestos de trabajo. La industria térmica gallega solo consume mineral de importación, por lo que podría quedar expulsada del mercado de generación si se prima a las centrales que usan carbón nacional.

Nuevas protestas en As Pontes

Pese a que las decisiones del Tribunal de Luxemburgo y de la Audiencia Nacional, que dejan en suspenso la aplicación de la norma, han dado un balón de oxígeno a los opositores al decreto, en Galicia continúan promoviéndose acciones de rechazo. Ayer los camioneros, el alcalde de As Pontes y el presidente de los empresarios de la villa anunciaron que han convocado un apagón de electricidad para mañana, entre las nueve y las nueve y cuarto de la noche, al que llaman a sumarse no solo a los vecinos de este municipio, sino también a toda la comarca. Con esta medida quieren simbolizar el apagón que tendrán que registrar la industria térmica gallega con la aplicación del decreto. También para la semana próxima convocarán una jornada de cierre en los distintos ayuntamientos de las tres comarcas y también en todos aquellos dirigidos por socialistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Castilla y León abre una guerra con las eléctricas por la ayuda al carbón