Feijoo recalca en Vigo que la paridad en la nueva caja es «inquebrantable»

S. Vázquez / M.?Á. Rodríguez LA VOZ/REDACCIÓN.

ECONOMÍA

El presidente descarta un no en las asambleas y apremia a la futura entidad a que abra «a tubería do crédito»

16 oct 2010 . Actualizado a las 02:14 h.

El presidente de la Xunta se declaró ayer satisfecho con el resultado de la fusión de Caixanova y Caixa Galicia. A su juicio, el reto ahora es que no haya «perdas de tempo» en «cuestións innecesarias». Ante empresarios y directivos de la entidad, durante un encuentro en el Club Financiero de Vigo, el presidente remarcó la importancia de que se garantice la paridad y el equilibrio en todo el proceso de fusión, como ya se ha llevado a cabo en las cúpulas, tanto en el consejo como en los equipos directivos. Es un compromiso, dijo, «inquebrantable». «A súa blindaxe [de la paridad] foi un acordo e un compromiso, e os compromisos cúmprense», apuntó. «E non teño dúbida de que así será», dijo.

Ante ellos, el jefe del Ejecutivo autónomo solicitó «máxima urxencia» en lo que denominó como «a fusión real das caixas», que Feijoo fijó en el horizonte de un año, pese a que el período de transición se ha establecido en tres. Y afirmó que el verdadero trabajo comienza el martes, tras la celebración de las asambleas generales que aprobarán el protocolo de la alianza gallega. Para el presidente, la caja única gallega es una de las grandes «ferramentas» que tiene Galicia para salir de la crisis «en mellores condicións ca outras comunidades».

El presidente buscó hasta tres expresiones rotundas para urgir a los nuevos directivos: «Quero que abran pronto a tubería do crédito», sentenció ante un auditorio repleto de empresarios. A escasos tres metros de Feijoo escuchaban el director general adjunto de la nueva caja, Javier García de Paredes; el presidente de la Fundación Caixa Galicia, José Luis Méndez; los dos copresidentes, Julio Fernández Gayoso y Mauro Varela, y Juan Díaz Arnau, responsable del área comercial.